¿Es posible invertir sin riesgo?


Invertir siempre conlleva un riesgo, aunque esta afirmación, dramática para muchos, no debe disuadirnos de invertir. Pese a que puede parecer contradictorio, incluso la decisión de no invertir es, en sí misma, una elección de inversión que acarrea sus propios riesgos, como lo demuestra una inflación cercana al -12% en los últimos dos años en España.

Sin embargo, el hecho de que el riesgo sea una constante no significa que debamos ignorarlo. Al contrario, ser conscientes de su omnipresencia nos obliga a aprender a reconocerlo y limitarlo. Así como tomamos medidas para reducir los riesgos en nuestra vida cotidiana, como mirar antes de cruzar la calle o adoptar hábitos alimenticios más saludables, podemos aplicar estrategias similares para invertir sin riesgo o con poco riesgo.

¿Se puede invertir sin riesgo?

El riesgo en el mundo de la inversión es una realidad tan presente como en cualquier otro aspecto de nuestra vida, pero su ventaja es que se encuentra bien monitorizado y analizado, lo que facilita su manejo. En términos generales, el riesgo de inversión se refiere a la probabilidad de que el valor de una inversión fluctúe, lo cual se puede clasificar en diferentes niveles:

  • Riesgo bajo: se caracteriza por una menor probabilidad de generar pérdidas.
  • Riesgo medio: existe la posibilidad de que el capital invertido experimente variaciones, tanto positivas como negativas.
  • Riesgo alto: representa una inversión con la posibilidad de perder la totalidad del capital, lo cual requiere una preparación adecuada.

Clasificación de riesgos por su procedencia

La clasificación de los riesgos según su origen nos ayuda a entender cómo nuestra inversión puede verse afectada por distintos factores:

  • Riesgo sistémico o de mercado: impacta a todo el mercado, como serían los casos de guerras o crisis económicas.
  • Riesgo no sistémico: afecta únicamente a un activo específico.
  • Riesgo de liquidez: relacionado con la facilidad o dificultad para encontrar comprador para nuestros activos.
  • Riesgo de crédito: el riesgo de que una empresa quiebre.
  • Riesgo legislativo: depende de las acciones de los gobiernos que pueden afectar los mercados a través de leyes.
  • Riesgo de tipos de interés: asociado a las variaciones en los tipos de interés que afectan a los activos.
  • Riesgo de inflación: la inflación alta puede disminuir la capacidad adquisitiva y los retornos reales.

Invertir sin riesgo. ¿Es posible obtener rentabilidad?

Riesgo y rentabilidad son dos aspectos interconectados en la inversión, actuando como dos caras de una misma moneda. Esto significa que, al buscar una mayor rentabilidad, también estamos aceptando un nivel de riesgo más alto. De la misma forma, los niveles de riesgo mencionados anteriormente tienen su paralelismo en la rentabilidad esperada:

  • Un riesgo bajo conlleva rentabilidades menores.
  • Un riesgo medio puede ofrecer rentabilidades moderadas.
  • Un riesgo alto tiene el potencial de generar rentabilidades altas.

Lo esencial es comprender que, al establecer nuestro perfil de riesgo, debemos considerar la rentabilidad deseada en función del riesgo que estamos dispuestos a asumir. Esta premisa fundamental nos permite explorar formas de invertir sin riesgo, ajustadas a nuestras expectativas y capacidades.

Descargar guía Aprender a invertir fácilmente

¿Cuál es tu aversión al riesgo?

La relación entre riesgo y rentabilidad se estudia mediante el término aversión al riesgo. En pocas palabras, se trata del rechazo que experimenta un inversor ante el riesgo de sufrir pérdidas en el valor de sus activos. Este grado de aversión al riesgo determina el perfil del inversor (conservador, medio, arriesgado) y es el punto de partida para elegir un producto de inversión adecuado que permita invertir de manera ajustada a cada perfil.

¿Cómo reducir o limitar el riesgo en la inversión?

Si bien el riesgo es una constante en la inversión y no se puede eliminar completamente, sí existen maneras de limitarlo. Siguiendo ciertas pautas, podemos minimizar las pérdidas potenciales y asegurar una rentabilidad adecuada al perfil de riesgo, lo que implica:

  1. Evaluar la rentabilidad de la inversión: Informarse adecuadamente sobre los activos en los que se desea invertir es fundamental para reducir el riesgo.
  2. Diversificar el riesgo: La diversificación ayuda a mitigar los riesgos, especialmente si se incluyen activos con comportamientos opuestos. Esta estrategia es clave en cualquier cartera de inversión para limitar las pérdidas sin comprometer la rentabilidad.
  3. Utilizar plataformas profesionales: El asesoramiento especializado, ahora accesible para todos los bolsillos gracias a las innovaciones tecnológicas, es crucial para mitigar los riesgos asociados a la inversión.

inbestMe, tu mejor elección para lanzarte a invertir

inbestMe destaca como una plataforma ideal para quienes desean iniciarse en la inversión de manera segura. Operando en España desde hace más de cinco años y regulado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), inbestMe ofrece acceso a una amplia oferta de productos de inversión pasiva. Además, brinda un asesoramiento integral a un precio reducido, gracias a su sistema automatizado que ajusta el perfil de riesgo de cada cliente mediante un cuestionario. 

Esta personalización asegura que los inversores puedan alcanzar sus objetivos con la tranquilidad de saber que su camino inversor se ajusta a sus expectativas y minimiza los riesgos. Por ello, si buscas adentrarte en el mundo de la inversión con seguridad, inbestMe es una excelente opción, recordando siempre que la decisión de no invertir también implica sus propios riesgos.

Nueva llamada a la acción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Publicar comentario