Qué es la inflación, sus consecuencias y cómo combatirla

En las economías actuales, los precios de los bienes y servicios suelen cambiar de manera habitual. Y si bien existen circunstancias que reducen los precios generales de los bienes y servicios, lo común es que estos aumenten, en un fenómeno conocido como inflación.

Pero, ¿sabes qué es y cuáles son sus consecuencias? Y, lo más importante, ¿sabes cómo combatir sus efectos perjudiciales? A continuación, te lo explicamos.

Qué es la inflación

En economía, la inflación es el aumento generalizado y sostenido de los precios de los bienes y servicios de un país o zona económica a lo largo de un periodo de tiempo determinado. Como consecuencia, se reduce el poder adquisitivo de los ciudadanos de un país, ya que pueden adquirir menos bienes y servicios con la misma cantidad de dinero.

Generalmente, la inflación se mide en relación a una cesta de bienes de consumo, donde se incluyen de manera proporcional aquellos artículos más demandados por los consumidores. En España, el Instituto Nacional de Estadística elabora este indicador mediante el IPC, en función de una serie de bienes y servicios que componen la famosa “cesta de la compra”.

Lo normal es que la inflación se sitúe en torno al 2%, un nivel que el BCE establece dentro de su objetivo, y que sería compatible con un crecimiento económico sano. Sin embargo, en ocasiones, la inflación aumenta por encima de ese nivel, por numerosas razones: un aumento de la masa monetaria por parte de los bancos centrales, un shock de oferta provocado, por ejemplo, por una reducción de oferta de petróleo o un incremento del salario de los trabajadores, entre muchos otros.

En los últimos meses, la inflación ha estado de total actualidad. La pandemia, la escasez de suministros y la guerra entre Rusia y Ucrania, entre otros muchos factores, han provocado el mayor aumento del nivel de precios de los últimos 40 años, reduciendo el poder adquisitivo de la población en general.

Sus consecuencias

Por lo general, la inflación es negativa para la economía de un país, aunque depende de la situación financiera de cada persona en cada momento. 

Para los ahorradores

La inflación reduce el ahorro real de los ciudadanos debido a que, a su vez, reduce el poder adquisitivo de la moneda. Por eso, se dice que tener los ahorros debajo del colchón (es decir, en una cuenta corriente parado) es perder dinero, incluso si la rentabilidad de la inversión no supera la inflación. 

Por ejemplo, imagina que tienes 1.000 euros en una cuenta bancaria, y la inflación ha aumentado un 2% en ese año. En realidad, el poder de compra de esos 1.000 euros se habrá reducido, y podrás comprar menos bienes y servicios con ellos.

Para los deudores

Si hay un grupo de personas a los que les beneficia la inflación es a los deudores. Con la inflación, la carga de la deuda disminuye. El préstamo sigue siendo el mismo (es decir, se ha concedido por la misma cantidad) pero la inflación ha provocado que el dinero que hay que devolver valga menos y, por tanto, la cantidad a devolver también.

Esto es especialmente significativo en el caso de préstamos a largo plazo como las hipotecas, que se conceden por 30 o 40 años. Durante ese horizonte temporal, el valor del dinero habrá cambiado mucho, beneficiando a los deudores.

Descargar guía Aprender a invertir fácilmente

Para la economía en general

Para la economía, la inflación tiene efectos positivos y negativos. Por un lado, se produce una desvalorización de la moneda, reduciendo el poder adquisitivo de los consumidores. 

Sin embargo, al mismo tiempo, también reduce su valor con respecto a otras monedas, especialmente si el valor de estas se mantiene estable, lo que permite mejorar la balanza comercial porque las exportaciones se abaratan.

Además, en determinadas ocasiones, los bancos centrales buscan aumentar la inflación de manera artificial, imprimiendo más dinero, para evitar entrar en deflación y reducir las cargas de las deudas para los deudores.

Cómo combatirla

Como hemos visto, la inflación es un fenómeno bastante perjudicial, especialmente para los ahorradores. Por eso, muchos buscan combatir la inflación para evitar perder poder adquisitivo, para lo cual recurren a la inversión.

Existen algunos productos que ligan su rentabilidad a la inflación esperada, como los bonos ligados a la inflación que emiten determinados países. Además, en algunos casos, se puede recurrir a la renta variable para obtener un rendimiento adicional aunque, eso sí, asumiendo un riesgo mayor.

En realidad, existen numerosas opciones para invertir tu dinero. En todo caso, lo importante es que haya un equilibrio entre el ahorro y la inversión para que la inversión compense las consecuencias de la inflación.

Invierte a través de InbestMe para combatir la inflación

Gracias a InbestMe podrás invertir en una cuidada selección de productos financieros con los que combatir la inflación

Ya sea a través de fondos indexados, ETFs o fondos ISR, tendrás a tu disposición acceso a una amplia gama de activos para evitar que la inflación tenga consecuencias sobre tus finanzas personales.

¡No te lo pienses más y descubre nuestra amplia oferta!

Descubrir plan de inversión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Publicar comentario