Entender cuál es nuestra tolerancia al riesgo es imprescindible antes de empezar a invertir

El conocer nuestra predisposición o tolerancia al riesgo es uno de los factores más importantes cuando nos decidimos a invertir. En el largo plazo los mercados premian a los inversores que mantienen una disciplina. En el corto plazo cualquier inversor está sujeto a las vicisitudes del mercado y en momentos puntuales pueden estar sometidos a altas volatilidades que se trasladarán a nuestras carteras. Muy a menudo escuchamos a grandes analistas haciendo proyecciones como si fueran verdades. Pero la realidad es que vivimos en un mundo de probabilidades, mientras que nuestra mente está más estructurada  a tener respuestas definitivas, para eliminar la incertidumbre. Es conveniente pensar en probabilidades, así  nuestra perspectiva cambiará, y estaremos más preparados para considerar riesgos que antes no contemplábamos.

Por ello es imprescindible identificar el portafolio de activos en el que confiamos es el mejor para nosotros, ya que este convencimiento nos ayudará a superar incluso los momentos malos del mercado.

Rentabilidad y riesgo por definición tienen un vínculo. Normalmente a más rentabilidad más riesgo, es decir tenemos que estar preparados para ver en nuestras carteras más subidas y bajadas. Una cartera moderada subirá menos en el largo plazo pero si está bien construida también bajará menos en momentos de caídas de los mercados.

Cómo invertir

  1. Nunca invirtamos el dinero que necesitamos en el corto plazo.

En inbestMe queremos estar seguros de que nuestros clientes entienden bien esta premisa. No debemos invertir el dinero que necesitamos para satisfacer nuestras necesidades básicas, comida, vivienda, escuelas de nuestros niños, ocio, viajes o cualquier otro elemento que consideremos vital. Es conveniente incluso apartar un porcentaje adicional de dinero para imprevistos. Es incluso recomendable tener en un depósito una cantidad que nos cubra nuestras necesidades de los próximos 2 años. Esta cifra adicional debería ser incluso mayor si nuestra fuente de ingresos no es estable.

Es solo a partir de entonces que tiene sentido pensar en invertir el dinero sobrante.

También es importante saber el horizonte para el cual estamos invirtiendo. Cuanto más lejano sea este más agresivos podemos ser en nuestras inversiones ya que en el largo plazo la volatilidad se reduce enormemente.

  1. ¿Tenemos estómago para superar caídas de mercado?

La mejor manera de medir nuestra tolerancia al riesgo es pensar cual sería nuestra reacción ante una caída de los mercados. Tengamos en cuenta que una caída de menos del 10% se considera una simple corrección. Pensemos luego en que recientemente los inversores tuvieron que superar caídas del 50% en el periodo 2008-09. Algunos inversores fueron incapaces de soportar la situación y vendieron sus posiciones. Muchos no volvieron a los mercados cuando estos se recuperaron, perdiendo no solo la posibilidad de recuperar lo perdido sino de triplicar su inversión a partir del 2011.

Por tanto es importante tener una distribución de nuestro portafolio de acuerdo con las pérdidas (aunque temporales) que estemos dispuestos a digerir.Pero ante todo es importante saber controlar nuestras emociones.

  1. Diseñar un portafolio que refleje nuestra tolerancia al riesgo

Una vez seguros de que la cantidad a invertir no se necesita en el corto plazo y cual es nuestro horizonte, combinado con nuestra tolerancia al riesgo, es el momento de invertir en un portafolio que se ajuste a nuestras características. Te recomendamos que empieces a conocer tu perfil de inversor. Cuanto más tolerancia al riesgo tengamos más porcentaje de renta variable podremos incorporar a nuestro portafolio, en cambio si nuestra aversión al riesgo es importante será más limitada y tendrá más componentes de renta fija, lo que limitará también nuestros retornos. En inbestMe aplicamos técnicas sofisticadas para combinar diferentes activos que permiten reducir el riesgo. También aplicamos sistemas dinámicos para adaptarnos a las situaciones cambiantes del mercado.

  1. Invertir cuanto antes y regularmente…

….reduce extraordinariamente el riesgo.

Cuanto más largo sea nuestro horizonte inversor más nos beneficiaremos de la magia del interés compuesto. Y en ese horizonte más largo las probabilidades se ponen de nuestro lado, dejando de lado la incertidumbre del corto plazo.

Es difícil prever lo que hacen los mercados. En cambio si que es fácil entender que si invertimos en diferentes momentos del año, y en diferentes años estaremos poniendo de nuestro lado el factor aleatorio del mercado, ya que invertiremos en diferentes momentos de la curva. Está demostrado que este es un factor determinante para el éxito del inversor.

En inbestMe incentivamos este factor sugiriendo una inversión sistemática adicional del 10% al 15% anual de la cantidad inicialmente invertida.

inbestMe ha puesto en marcha un servicio digital de asesoría financiera muy sofisticada que es una clara alternativa de bajo coste y de alto valor añadido, dando respuesta a todos los retos que se le plantean al pequeño inversor. Si estás preparado para invertir con inbestMe, abre una cuenta o conoce tu perfil de inversor. Y si no siempre puedes seguir aprendiendo con nosotros las bases de cómo invertir, o seguir nuestro blog. Esperamos poder ayudarte para que puedas tomar poco a poco el control de tus finanzas.

Los comentarios están cerrados.