Los fondos indexados son instrumentos financieros que intentan replicar el comportamiento de un índice determinado, como por ejemplo el bursátil, con el objetivo de replicar lo mejor posible el comportamiento de dicho índice.

Estos fondos son muy utilizados en la gestión pasiva. Ésta consiste en replicar la evolución de un índice sin tener en cuenta factores externos. Se caracteriza por focalizar la atención en optimizar la distribución de la clase de activos para optimizar la diversificación y el ratio rendimiento/riesgo de una cartera, en función del perfil de riesgo del inversor así como por tener unos gastos y unas comisiones muy bajos.

Este tipo de fondos de inversión comportan una serie de ventajas al inversor:

– Comisiones bajas
– Seguimiento sencillo
– Mayor diversificación

¿Cómo se replican los índices?

Para poder replicar el comportamiento de un índice, un inversor tendría que comprar el mismo porcentaje de cada empresa que forma el índice, con la finalidad de conseguir una rentabilidad igual o similar a la de ese índice.

A través de un fondo de inversión indexado, el inversor puede conseguir el mismo objetivo de forma mucho más sencilla y barata, ya que el fondo sigue el índice por sí solo.

¿Cómo escoger el mejor fondo indexado?

Para que el inversor no se equivoque a la hora de escoger un fondo indexado, es esencial que se analicen tres factores clave:

Liquidez: hay que analizar el tamaño que tiene el fondo para saber la liquidez que tiene. Es recomendable seleccionar un fondo que sea líquido y de gran tamaño para tener una mayor diversificación.
Comisiones: para poder comparar los fondos de inversión indexados según su coste podemos fijarnos en el TER, que incluye las comisiones y resto de costes del fondo. Aquel con el TER más bajo es el que más conviene al inversor.
Réplica del índice: siempre hay que asegurarse que el fondo seleccionado sea lo más similar al índice que intenta replicar para poder conseguir el objetivo de los fondos indexados.

¿ETFs o Fondos indexados?

Cuando el inversor quiere invertir en fondos tiene que pensar en si quiere los fondos cotizados ETFs o Fondos de inversión indexados.

Los ETFs son fondos que cotizan en bolsa como cualquier otra acción y se puede comprar y vender mientras el mercado donde cotiza esté operativo.

Los fondos indexados tienen la ventaja de estar exentos de pagar impuestos por la plusvalía obtenida cuando se traspasa de un fondo para invertir en otro. En cambio, los ETFs tienen la misma tributación que las acciones.

¿Cómo invertir en fondos indexados?

Actualmente, la mejor forma de invertir en fondos indexados son los robo advisors, ya que por coste, rapidez y profesionalidad, el servicio que ofrecen es ideal para aquellos inversores que no son expertos o no disponen de tiempo.

Un robo advisor evalúa el perfil del inversor, teniendo en cuenta sus circunstancias y su tolerancia al riesgo para crear la cartera de fondos personalizada más adecuada con bajas comisiones.

Es una forma muy sencilla de invertir, la cartera está gestionada por algoritmos, de modo que evita el riesgo de tomar malas decisiones por el inversor.

El proceso consiste en los siguientes pasos:

1. En primer lugar, el inversor realiza un test con una serie de preguntas como la edad, su tolerancia al riesgo, el horizonte de la inversión y su estabilidad laboral.

2. Con los resultados obtenidos, el robo advisor crea un plan con la cartera adaptada al inversor.

3. Una vez creada la cuenta, el inversor sólo tiene que invertir el mínimo que exige la cartera y este capital invertido se invertirá en los fondos que formen esa cartera.

4. Este capital estará invertido de manera pasiva, es decir, cuando sea necesario el robo advisor rebalanceará la cartera para ajustarla al perfil del inversor.

Invertir fondos indexados con robo advisors supone ventajas para el inversor:

– Es una manera sencilla de invertir
– La inversión es automática
– Las comisiones son mucho más bajas que la gestión activa y que en las entidades tradicionales
– Facilitan la diversificación

Tags: , , ,