Conceptos básicos de los bonos: ¿Por qué los precios de los bonos y los tipos de interés se mueven en direcciones opuestas?

El mercado de bonos suele ser bastante desconocido para el inversor privado. En este post queremos explicar la ley más fundamental (y más incomprendida) del mercado de bonos: La relación inversa entre el precio de un bono y los tipos de interés de mercado.

Esto se adelantaba en el anterior post con la explicación de qué es la correlación, es decir, la relación que existe entre los movimientos de un activo con respecto a otro.

Un bono es un instrumento de deuda emitido por gobiernos o corporaciones con el propósito de recaudar fondos. El emisor se compromete a reembolsar la cantidad prestada en una fecha posterior y a pagar los intereses periódicos durante el periodo del préstamo. El inversor que compra el bono acepta prestar dinero al emisor a cambio de recibir un cierto tipo de interés durante la vida del bono y se le reembolsará el capital total al vencimiento del bono.

Por ejemplo, el emisor podría emitir un bono a un valor nominal de 100, que paga un interés anual del 3% (el cupón) durante los próximos 10 años y devolver el préstamo nominal de 100 al vencimiento.

El comprador del bono invertirá 100 y obtendrá un rendimiento anual del 3% durante 10 años. Después de 10 años (a menos que el prestatario falle), recuperará todo su capital.

Durante toda su vida, el bono tiene además un precio de mercado y puede comprarse y venderse, lo que significa que, por ejemplo, el comprador original podría vender el bono a otra persona.

El precio del bono no es fijo y puede fluctuar. Los cambios en el precio de mercado del bono en su mayor parte dependen de los movimientos en los tipos de interés.

Aquí viene el concepto más básico, pero al mismo tiempo más difícil de digerir, acerca de los bonos, que es la relación inversa entre los tipos de interés y los precios de los bonos, lo que significa que cuando aumenta el nivel de los tipos de interés, el precio de los bonos disminuye, y viceversa.

¿Por qué pasa eso?

Imagina que compras un bono de 10 años recién emitido que paga un interés anual del 3% por un precio igual a 100. Imagina también que después de comprar el bono el nivel general de los tipos de interés a 10 años aumenta. Por lo que ahora otros bonos, con las mismas características que el tuyo en términos de riesgo y vencimiento, ofrecen un mayor rendimiento, digamos del 4%.

Supongamos ahora que quieres vender tu bono. ¿Quién estará dispuesto a comprarlo al precio original de 100 para obtener un rendimiento anual del 3%? Probablemente nadie, ya que ahora es posible encontrar bonos como el tuyo que ofrecen un rendimiento del 4%. Un inversor aceptará comprar tu bono solo si obtiene el 4% también.

Dado que los pagos de intereses anuales (3%) se fijan contractualmente cuando se emite el bono, la única forma de que su bono ofrezca un rendimiento del 4% sería una reducción en el precio.

Imagina que el precio cae a 92. Si alguien compra tu bono al nuevo precio, pagará 92 y se le reembolsará a 100 en 10 años. Esto producirá una ganancia de capital para el comprador del bono.

Agregando esta ganancia a los pagos contractuales anuales periódicos del 3% ofrecidos por el bono, el comprador obtendrá un rendimiento total que está más o menos en línea con el 4% ofrecido por los bonos recién emitidos (que compraría a 100).

Por lo tanto, aquí se explica por qué los precios de los bonos caen cuando los tipos de interés aumentan. Por supuesto, lo contrario es válido para una disminución en los tipos de interés. Los precios de los bonos y los tipos de interés se mueven en direcciones opuestas.

Gráfico

En el gráfico a continuación, se puede observar cómo se mueve el precio de un ETF compuesto por bonos del gobierno de EE. UU. Con vencimiento entre 7 y 10 años en relación con los tipos de interés de EE. UU. a 10 años. 

Como puedes ver, los precios de los bonos y los tipos de interés tienden a moverse en direcciones opuestas por las razones explicadas anteriormente.

¿Por qué los precios de los bonos y los tipos de interés se mueven en direcciones opuestas?

Lo que se explicó anteriormente es válido para los bonos que tienen un cupón que se fija contractualmente al inicio, que son la mayoría de los bonos.

De todos modos, hay algunos bonos (llamados bonos de interés flotante) para los cuales los pagos de intereses anuales no son fijos, sino que se les permite fluctuar con el nivel de los tipos de interés. Entonces, si los tipos de interés cambian, los pagos periódicos de los bonos también cambiarán.

Para este tipo de bonos no hay necesidad (o una necesidad muy limitada) de que el precio se ajuste, al igual que los pagos periódicos para ajustarse a los movimientos en los tipos de interés.

 

Los comentarios están cerrados.