Durante los últimos días y meses, los mercados se han visto afectados por las noticias relacionadas con la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Una de ellas: el veto de Google a los dispositivos de Huawei.

¿Qué es una guerra comercial? Una guerra comercial es cuando un país comienza a imponer aranceles a las importaciones de otro país y el otro país, en represalia, impone aranceles también a sus importaciones del primer país.

¿Qué es un arancel? Un arancel es un impuesto sobre un producto importado de un país extranjero.

¿Por qué se imponen los aranceles? Un arancel hace que el producto extranjero sea más costoso para los consumidores domésticos y en consecuencia, incita la compra de productos locales, impulsando así la economía del país. Por lo tanto, el propósito de un arancel es proteger los empleos y negocios locales.

El presidente Trump ha estado acusando a China de prácticas comerciales desleales desde su campaña electoral en 2016 y solucionar los problemas comerciales con China siempre ha estado en la agenda de Trump.

En 2018, Estados Unidos tenía un déficit comercial de 419 mil millones de dólares con China. Esto significa que EE. UU. Importa de China mucho más bienes (539 mil millones) que los bienes que exporta a China (120 mil millones).

La principal razón por la que los Estados Unidos importen tantos productos de China es que China puede producir a costos más bajos debido a los salarios más bajos que paga a los trabajadores locales en comparación con los estándares estadounidenses.

Los Estados Unidos iniciaron una investigación sobre las políticas comerciales chinas en 2017 y, a partir de 2018, Estados Unidos impuso una serie de aranceles a un cierto número de productos chinos. China también tomó represalias imponiendo aranceles.

En diciembre de 2018, los dos países acordaron dejar de imponer nuevos aranceles para elaborar un acuerdo comercial. Pero a principios de mayo, al borde de lo que parecía un acuerdo, el presidente Trump decidió aumentar los aranceles del 10% al 25% con 200 mil millones de importaciones chinas. Aparentemente, la razón detrás de esta decisión fue que los negociadores chinos volvieron a pedalear en algunos puntos cruciales del acuerdo. China, nuevamente, tomó represalias contra estas medidas al imponer una nueva ronda de aranceles a 60 mil millones de dólares de los productos estadounidenses.

¿Funcionan los aranceles en la protección de la economía del país que las impone?

 

El primer efecto de un arancel (a menos que el productor extranjero disminuya el precio de venta inicial en una cantidad equivalente al arancel) es aumentar el precio final del producto importado del país extranjero. Los productores nacionales, dado que los productos extranjeros son ahora más caros, generalmente pueden ganar cuota de mercado y aumentar sus ventas. A medida que los negocios aumenten, contratarán a más trabajadores domésticos.

¿Los productos se venderán al mismo precio? Probablemente no. Los productores nacionales, frente a una menor competencia, aumentarán el precio del producto. Por lo tanto, el consumidor final pagará al menos una parte del aumento de precio debido al aracel y, por lo tanto, se verá afectado con menos poder adquisitivo, lo que perjudicará a la economía en general.

Por ejemplo, los aranceles aumentarán alrededor del 15% al costo de un iPhone producido en China. En la industria automotriz, el aumento en el costo del aluminio y el acero ya ha obligado a algunos productores como BMW y Tesla a aumentar los precios de venta.

Por lo tanto, hay beneficios y costos en la imposición de aranceles. La teoría económica dice que los costos generalmente superan los beneficios.

Hay otro aspecto complicado de la confrontación entre Estados Unidos y China. China es el mayor prestamista extranjero a los Estados Unidos a través de la compra de bonos del Tesoro estadounidense. China posee el 28% de la deuda de los Estados Unidos que es propiedad de países extranjeros.

¿Podría China vender bonos del Tesoro estadounidense o reducir sus compras si se intensifica la guerra comercial? Bueno, en teoría esa podría ser una forma muy fuerte de represalia, pero eso haría que los precios de los bonos del Tesoro de los EE. UU. bajaran y, al poseer una parte tan grande de la deuda de los Estados Unidos, China sería la más afectada. Además, esto elevaría las tasas de interés de los EE. UU., provocando una desaceleración de la economía de los EE. UU.

¿Llegarán a un acuerdo? Probablemente sí. Una guerra comercial en toda regla no interesa a nadie. La próxima reunión entre el presidente Trump y el presidente Xi Jinping será el próximo mes en la reunión del G20 en Japón.

Los comentarios están cerrados.