Si has llegado al mundo de la inversión hace relativamente poco tiempo, seguro que has oído el concepto de ETF, pero no tienes del todo claro qué significa. No te preocupes. Hoy, te contamos qué son los ETFs y cuáles son sus características básicas.

¿Qué es un ETF?

ETF son las siglas de Exchange-Traded Fund, y es un tipo de vehículo de inversión colectiva que cotiza en los mercados como si de una acción de cualquier empresa se tratase.

Sin embargo, en su interior, no funciona como una empresa, ni mucho menos. Como hemos dicho, es un vehículo de inversión colectiva, como un fondo de inversión. La diferencia es que no tiene un valor liquidativo, sino un precio que cotiza en Bolsa. Es por ello que, en ocasiones, también se les llama fondos cotizados.

El ETF lo que busca es replicar el movimiento de un índice, y lo hace adquiriendo aquellos activos que conforman el índice y en la proporción en que conforman el índice. Y, ¡cuidado! Aunque cotice en la Bolsa, el ETF puede replicar un índice de materias primas o de renta fija, por ejemplo.

Además, como los ETFs apenas requieren gestión (lo único que se hace es replicar el comportamiento de un índice, y eso se puede programar para que se lleve a cabo automáticamente), las comisiones que nos cobran por ellos son menores que las de otros vehículos de inversión colectiva.

Guía de inversión ETFs

Características de los ETFs

A continuación, te mencionamos las principales características de los ETFs :

  • Comisiones muy bajas
  • Hay una gran variedad de ETFs (tanto por sectores, áreas geográficas, tipos de activos…)
  • Cotizan en la Bolsa
  • Replican un índice con menores costes
  • Cualquiera puede comprarlos
  • Desventaja fiscalidad frente los fondos de inversión (puesto que, fiscalmente, funcionan como las acciones)
  • Gran diversificación
  • Mucha liquidez (más que los fondos de inversión tradicionales)
  • Gran flexibilidad
  • Total transparencia gracias a su regulación y a su cotización en tiempo real

¿Me interesa invertir en ETFs?

Como muchas veces en esta vida, depende. Y esto puede sorprender, porque hemos vendido los ETFs como un método de inversión muy positivo. Así que… ¿Por qué depende?

La respuesta es sencilla: depende de tu situación personal y financiera. Ya que dependiendo de tu lugar de residencia puede interesantes más los Fondos Indexados o los ETFs. Consulta que es mejor en tu caso en nuestra breve guía sobre: ¿ETFs o Fondos Indexados?

Además, eligiendo una cartera de ETFs en vez de un solo ETF, puedes beneficiarte de todas las ventajas de los ETFs, multiplicadas y, además, pagando menos impuestos.

Suena bien, ¿no crees?

La clave para entender esto, está en la diferencia fiscal entre un ETF y un fondo de inversión. El fondo de inversión tiene muchas ventajas fiscales respecto al ETF, así que, si invertimos en un fondo de inversión que invierta mediante ETFs, tendremos lo mejor de los dos mundos.

Y eso es lo que ofrecemos en inbestMe: carteras de gestión pasiva basadas en ETFs. Y, además, con un sistema de rebalanceo automático, lo que te permite lograr una mayor diversificación, una menor volatilidad y un mayor rendimiento.

Esto se debe a que, al invertir en una cartera de ETFs en lugar de comprar tú mismo los ETFs, estás más diversificado (lo que implica menos riesgo) y, además, establecemos reglas automáticas de compra y venta de tal forma que, cuando un ETF sube mucho, vendemos un poco para comprar otro que haya bajado o subido menos.

De este modo, el recorrido al alza siempre es mayor y, además, se reduce la volatilidad. Y todo ello, como decimos, pagando menos impuestos y sin que nos cobren cuando queramos variar nuestra forma de invertir. Lo cual siempre está bien, ¿no?

Como puedes ver, a modo de resumen y a la respuesta sobre qué son los ETFs, podemos decir que estos son vehículos de inversión muy interesantes tanto para el inversor particular como para el inversor institucional. Es por ello que, actualmente, están tan de moda y están dando tan buenos resultados y rendimientos.

Carteras de ETFs

Escriba un comentario