Los planes de pensiones son instrumentos pensados para ahorrar de cara a la jubilación. Sus especiales características les han convertido en un tipo de producto muy utilizado por los inversores. Estos sirven como alternativa a otros instrumentos de ahorro similares, como los fondos de inversión. A continuación, os explicamos los beneficios de invertir en planes de pensiones.

¿Cuáles son los seis beneficios de invertir en un plan de pensiones?

A continuación, les vamos a mostrar los seis principales beneficios de invertir en un plan de pensiones:

Ahorrar de cara a tu jubilación

El primero de todos los beneficios de invertir en los planes de pensiones es que son productos totalmente ilíquidos. Tanto que su conversión a dinero líquido está regulada por Ley.

En concreto, tan solo es posible rescatar el capital cuando te jubiles o bajo unas condiciones muy restrictivas. Como por ejemplo, una invalidez permanente, un desahucio, desempleo de larga duración o a los diez años después de la primera aportación.

Esto, que para muchos puede ser un problema, puede ser visto como una ventaja para aquellos inversores que buscan ahorrar de cara a la jubilación. Además, son lo suficientemente impacientes como para poder mantener su capital en productos más líquidos, como los fondos de inversión.

Beneficios fiscales

Los planes de pensiones disfrutan de una serie de ventajas fiscales que son inexistentes en otros productos.

Para empezar, y quizá lo más importante. Todas las aportaciones a este instrumento son deducibles en el IRPF, con el límite de 2.000 euros anuales (en 2021), que podrá incrementarse hasta en 8.000 euros adicionales por aportaciones del empleador a favor del empleado a instrumentos de previsión social empresarial (planes de pensiones de empleo-PPE y Planes de Previsión social empresarial-PPSE).

Además, el traspaso de los derechos consolidados entre dos planes de pensiones está exento de tributación, al igual que ocurre con los fondos de inversión.

Descargar Guía planes de pensiones

Se adapta a tu perfil y estilo de inversión

Existen diferentes planes de pensiones que se adecúan al perfil de inversión de cada partícipe: renta fija, renta variable, mixtos o garantizados, dependiendo del riesgo que cada persona quiera asumir.

Además, los planes de pensiones invierten en una variedad de activos de diferentes tipos, áreas geográficas y sectores de actividad. Asimismo, en los últimos años han aparecido nuevas posibilidades, como los planes de pensiones indexados, que replican algunos de los más importantes índices bursátiles del mundo.

No son embargables

Por norma general, los planes de pensiones no pueden ser objetos de embargo, tal y como establece el artículo 50.3 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

No obstante, este beneficio tan solo se disfruta mientras el plan esté invertido y no se produzca la contingencia que cubren: jubilación, invalidez, etc.

Se entiende que los derechos consolidados de un plan de pensiones no forman parte del patrimonio del partícipe y, en consecuencia, no tienen que tributar ni en el Impuesto de Donaciones y Sucesiones ni en el Impuesto de Patrimonio.

Evidentemente, el rescate y la consecuente conversión en efectivo aumenta el capital del partícipe y, en consecuencia, pasaría a formar parte de su patrimonio.

No pueden quebrar

Los planes de pensiones están supervisados por la Dirección General de Seguros y Planes de Pensiones (DGSPP), que entre otras cosas establece las normas por las que se deben regir.

En concreto, los planes de pensiones no pueden entrar en insolvencia, ya que su nivel de endeudamiento está limitado. Si una entidad gestora llegase a quebrar, no pasaría nada con el dinero del ahorrador, pues él seguiría siendo el propietario del capital a través de los bienes adquiridos por el plan

Eso sí, que no puedan quebrar no quiere decir que tu dinero esté a salvo.

Dependiendo del perfil de riesgo que asumas como inversor, puedes perder parte o la totalidad del capital si este está invertido en activos que quiebren o bajen su cotización de manera significativa. Y, en este caso, no habrá ningún fondo público detrás respaldando tu patrimonio.

Son instrumentos de inversión flexibles

Tú decides cuándo, cómo y cuánto dinero quieres invertir, hasta el límite que hemos mencionado de 2.000 euros al año (en 2021). Además, podrás aumentar tus aportaciones, reducirlas o eliminarlas en cualquier momento, de acuerdo con tus necesidades y preferencias. 

Es decir, las aportaciones que realices en favor de tu plan de pensiones se adaptan a tus ingresos y a tu estilo de vida. De esta manera podrás ajustarla en cualquier momento de acuerdo con tus necesidades.

Invierte en Planes de Pensiones y descubrirás los beneficios en invertir con inbestMe

¿Quieres abrirte tu plan de pensiones, pero no sabes por dónde empezar?

Con inbestMe, tendrás una cartera de planes de pensiones en vez de un único plan de pensiones.

inbestMe mantendrá la cartera ajustada a tu perfil inversor. Si tu situación personal cambia, nosotros mismos modificaremos el perfil del plan. Para que no tengas que buscar otro fondo que encaje con tu nueva situación.

En definitiva, un plan para toda la vida.

planes de pensiones ISR socialmente responsables

Escriba un comentario