Optimizar la distribución de activos es fundamental para una cartera

Una correcta distribución de activos (o asignación-“asset allocation” en inglés)  juega un papel fundamental en el proceso de gestión de una cartera de inversión. En esta breve nota vamos a explicar lo que es y por qué es tan importante.

Vamos a empezar por aclarar qué se entiende por clase de activos. Una clase de activos es una amplia categoría de inversiones que tienen características en común en términos de rentabilidad y riesgo, y que se comportan de manera uniforme respecto a ciertos estímulos del mercado. Las diferentes clases de activos se sitúan dentro de un baremo que va desde los de bajo riesgo/bajo rendimiento esperado  (como por ejemplo los bonos del Estado a corto plazo) a aquellos con alto riesgo/alto rendimiento esperado (como las acciones y algunas inversiones alternativas).

La presencia de una amplia gama de clases de activos dentro de una cartera permite disfrutar plenamente de los beneficios de la diversificación. La teoría de cartera moderna, que tiene su origen en el histórico artículo Portolio Selection (1952) Markovitz, se basa en la suposición de que la diversificación es la herramienta principal para la reducción del riesgo. Agregando a nuestra cartera inversiones (clases de activos) cuyos rendimientos no se mueven de la misma forma se obtiene una limitación del riesgo total de  la cartera.

Cómo invertir, la optimización de una cartera a través de la distribución de activos

Una vez elegido un número adecuado de clases de activos se pasa al proceso que se define como distribución de activos, y que consiste en asignar un peso específico a las diferentes clases de activos dentro de la cartera. El objetivo en esta etapa es elegir unos pesos que sean consistentes con la tolerancia al riesgo de los inversores, con sus objetivos y sus limitaciones.

Se ha demostrado que a la distribución óptima de activos puede atribuirse aproximadamente el 90 % del rendimiento de la cartera. Por lo tanto, contrariamente a la creencia popular, no es la selección de las inversiones individuales dentro de las clases de activos la que determinan el grueso de la rentabilidad de la cartera, sino más bien la elección de los pesos relativos de las clases de los propios activos. El procedimiento descrito anteriormente se define como asignación o distribución estratégica de activos. Se puede combinar con la distribución táctica de activos que consiste en variar los pesos de las distintas clases de activos según  las expectativas del mercado a corto plazo.

En Inbestme hemos creado tres diferentes planes de carteras para adaptarnos mejor a las necesidades de nuestros clientes:

Inbestme Basic: son carteras diversificadas y con una optimización de la distribución estratégica de activos.

Inbestme Dynamic: además de la distribución estratégica, nuestros expertos implementan adicionalmente una distribución táctica de activos en una parte de la cartera según la situación de mercado.

Inbestme Advanced: en base a una distribución estratégica de activos el cliente personaliza aún más según sus prioridades y estilo de inversión.

2015: un año “crudo”

La caída del petróleo ha marcado la pauta del 2015. Los precios del petróleo sin duda…

El mejor buscador de ETF

El número de ETFs no para de crecer. Un buen buscador de ETFs es una…

Dólar: ¿debilidad a corto, fortaleza a medio?

Movimientos significativos del dólar

Tags: , , , ,