El vehículo más usado pero a menudo el más ineficiente

El fondo de inversión es el producto normalmente más ofrecido por la banca comercial y asesores financieros. Un fondo de inversión tiene un objetivo o índice de referencia con el cual se compara. El fondo de inversión es comercializado por  la firma de inversión que lo gestiona y por intermediarios que lo comercializan y suelen tener varios tramos al que le corresponden distintas comisiones según el importe mínimo a invertir. La mayoría de los inversores no son conscientes  cuando contratan un fondo, de qué comisión están pagando ni a quien. Esta comisión se reparte entre el comercializador (banco, agencia de valores o asesor financiero) y la propia gestora del fondo.

Detrás de cada fondo hay un gestor o varios gestores según la importancia.

CHK8C90W8AA83b3.jpg-largePara el inversor particular muchas veces es el recurso más usado porqué las siglas que lo amparan dan tranquilidad al inversor.

En algunos países el uso de fondos tiene ventajas fiscales importantes puesto que cuando se traspasa de un fondo al otro la plusvalía que se ha acumulado no tiene fiscalidad hasta el momento de su venta con lo que podemos ir posponiendo la factura fiscal en el tiempo.

 

Cómo invertir:

En inbestme raramente usamos fondos de inversión en nuestras carteras. La razón principal es que los fondos de inversión se han demostrado ineficientes para trasladar la rentabilidad al inversor acorde con el riesgo asumido. Múltiples autores han tratado el tema, y en casi todos los libros que aconsejamos se trata el tema de forma amplia y recurrente. Los diferentes autores nos muestran como a lo largo de la historia los fondos gestionados han sido incapaces de batir el mercado sobretodo en el medio/largo plazo. Podemos ver cómo esto se sigue reproduciendo en estadísticas recientes siendo muy dificil encontrar aquel 10% que si lo hacen. De ese 10% que si lo hacen (suponiendo que sobrevivan en el tiempo) pocos son los que lo hacen consistentemente. La persistencia de los fondos escasea tal como se vuelve a demostrar en este estudio reciente: menos del 5% de los fondos demuestran persistencia en conseguir resultados por encima de sus benchmarks.

Las razones principales, son las limitaciones legales a las que están sometidos los gestores, la tendencia al excesivo trading, y sobretodo los altos costes de gestión casi siempre fijos (o combinación con variables) que rondan a menudo el 2%.

Es obvio que las grandes marcas y las ventajas fiscales de los fondos en algunos paises siguen atrayendo a muchos inversores, pero es un hecho que esto va en detrimento de la rentabilidad final. Este informe de IESE que estudia la evolución de los fondos en España del 1998-2013 es también concluyente.

Una primera excepción interesante, pueden ser los fondos de retorno absoluto. El objetivo de estos fondos, ya no es seguir un índice sino conseguir una rentabilidad pase lo que pase y para eso, si la combinación riesgo/retorno (neto) obtenido encaja con nuestros objetivos, la comisión del fondo (que suele ser de las más altas en torno al 3%) pierde importancia, lo que realmente importa es que el objetivo se obtenga de forma sistemática.

Una segunda opción, es que empieza a haber una oferta de fondos de inversión indexados de bajo coste que al igual que los ETFs, son una buena alternativa. Esta oferta es de momento limitada y con pocas opciones para construir carteras totalmente diversificadas.

27PNUR3Z83Hoy en día el inversor particular tiene la opción de buscar la exposición a los mercados o clases de activos en función de su perfil de riesgo con ETFs (Exchanged Traded Funds), fondos de índices cotizados, que se han demostrado mucho más eficientes por su sencillez, eficiencia y costes ( en el rango de 0,05% a 0,25% se encuentran muchas opciones) y que también cuentan con grandes gestoras que los avalan (Vanguard sería la más significativa en EEUU). En cuanto a las ventajas fiscales que tienen los fondos en algunos países, hay fórmulas de obtener similares ventajas fiscales, anticipando pérdidas.

En conclusión ante tal baja persistencia de los fondos, es un esfuerzo en vano encontrar el fondo que va a batir el mercado. Además nadie sabe de antemano ni existe ningún indicador que nos permita identificar cual va a ser el fondo estrella. La buena notica es que  el inversor que no quiere complicarse la vida en hacer su propia selección de acciones, tiene una opción, una mejor manera. Los fondos de índices traquean su índice menos una pequeña comisión. Por lo tanto un portafolio de fondos de índices (ETFs) de bajo coste asegura al inversor obtener un retorno más que razonable del rendimiento del mercado. Es una manera para el inversor de poner las probabilidades de su lado y por tanto aumentar sus posibilidades de éxito en la inversión, sin tener que probar suerte en la difícil tarea de tener que prever cual va a ser el gestor de fondos persistentemente ganador.

Si quieres empezar a hacer tus primeros pasos en el mundo de la inversión nuestras carteras Inbestme Basic son una excelente manera de empezar. Conoce tu perfil de inversión y empieza a invertir con nosotros cuanto antes. El tiempo es el mejor aliado para el inversor disciplinado. En ellas combinamos óptimos portafolios con ETFs de diferentes tipos de activos y mercados. Ahora puedes ser un exitoso inversor y sólo a partir de 10.000€.

Jordi Mercader

Jordi Mercader

Jordi es Licenciado en administración y dirección de empresas y MBA por ESADE y la UPC, con la especialidad de finanzas. Ha sido director financieroy director general en varias empresas del sector textil y del lujo. Como inversor, se ha formado a si mismo y desde hace más de 15 años ha gestionado personalmente sus inversiones. Como inversor privado, combina varios estilos de inversión, sea invirtiendo directamente en acciones o con carteras diversificadas de ETFs, desde una visión totalmente independiente. También ha invertido en diversas Startups (Wave, Bodi.me, Smartsea), dónde ha aprendido la dificultad y las grandes dosis de energía necesarias para ayudar a crear Inbestme.
Jordi Mercader