Centro de soporte

Encuentra aquí la respuesta a tus posibles preguntas

inbestMe App

Rentabilidad

En general un ahorrador o inversor para elegir un servicio financiero, tiende a focalizar su atención en saber qué rentabilidad va a obtener. Pero en realidad hay otros factores a tener en cuenta.

Es bien sabido que en el mundo financiero la rentabilidad viene indefectiblemente asociada al riesgo, es decir, para tener más rentabilidad hay que estar dispuesto a asumir más riesgo. Una forma de optimizar este binomio, y que aplicamos en nuestra metodología, es construir carteras diversificadas con activos poco correlacionados.

La mejor forma de visualizar este binomio y saber qué rentabilidad vas a obtener es conocer tu perfil de riesgo o utilizar nuestro simulador de rentabilidad, dónde verás para cada perfil de riesgo la rentabilidad media esperada así como la volatilidad (el estándar en la industria financiera para medir el riesgo).

La mejor forma de visualizar y saber qué rentabilidad vas a obtener a largo plazo es conocer tu perfil de riesgo o utilizar nuestro simulador de rentabilidad, dónde verás para cada perfil de riesgo la rentabilidad media esperada así como la volatilidad (el estándar en la industria financiera para medir el riesgo).

En el gráfico del plan podrás ver la rentabilidad promedio anual a largo plazo para cada perfil. El inversor debe observar el gráfico como gráfico probabilístico: en el largo plazo la rentabilidad del cliente tenderá a situarse en la línea de retornos promedios pudiendo variar en el corto plazo dentro del cono del gráfico.

Todos los mercados están sujetos a posibles pérdidas, también los activos (ETFs o fondos cotizados indexados) que posees en tu cuenta están sujetos a los riesgos del mercado. Si los mercados suben tus inversiones subirán y si bajan tu cuenta puede estar en negativo. En general los mercados en el corto plazo son volátiles e imprevisibles, sin embargo en el largo plazo se ha demostrado que tienen una tendencia general alcista. Desde Inbestme insistimos de que una de las mejores formas de invertir es en ese horizonte donde el tiempo pone la “suerte” de nuestro lado.

En el gráfico de tu plan podrás ver la rentabilidad promedio anual a largo plazo para tu perfil recomendado. Podrás observar en el gráfico un “cono” de rentabilidades posibles. Antes de decidir invertir es importante que visualices esas probabilidades y simules cuanto sea necesario antes de validar tu perfil.

Nuestras estrategias de inversión se basan en crear eficientes carteras con la máxima diversificación, optimizando la distribución de activos de bajo coste (ETFs) con el fin de maximizar el ratio de rentabilidad/riesgo para cada perfil de riesgo.

En general, cuando un potencial inversor se hace esta pregunta puede estar pensando en dos aspectos diferentes en los que Inbestme ha puesto su máximo empeño en optimizar:

- aspectos de seguridad y coberturas, ver aquí.

Pero adicionalmente esta pregunta incluye un tercer aspecto, la posible pérdida de valor de la inversión del cliente.

Como con todas las empresas de valores, las medidas de seguridad y coberturas ofrecen protección frente a fallos de las sociedades de valores y bolsas involucradas en la gestión de tu cartera, no contra las pérdidas de valor de mercado de los valores en tu cuenta que estarán sujetos a los movimientos de los mercados. En el corto plazo los mercados están indefectiblemente afectados por la volatilidad, mientras que en el largo plazo tienen una tendencia natural alcista. Nuestras carteras incluyen en su concepción una óptima distribución de activos con la máxima diversificación para maximizar el ratio rentabilidad/riesgo. Aún así estarán indefectiblemente afectadas en el corto plazo por la volatilidad de los mercados.

Para calcular la rentabilidad adoptamos la fórmula más utilizada en la industria, aquella que elimina el impacto de las entradas y salidas de dinero en una cuenta y que distorsionan la rentabilidad calculada.

La fórmula utilizada es la del TWR (Time Weighted Return o rentabilidad ponderada por el tiempo) que es una medida de rentabilidad que, en contraste a la TIR, elimina la incidencia de los flujos netos de caja. Se obtiene calculando la media geométrica de los retornos diarios sin considerar aportaciones y retiradas de dinero. Equivaldría a ver la rentabilidad si toda se hubiera invertido en el momento de la primera aportación.

Esto es posible en casos particulares y es debido a la fórmula de calcular la rentabilidad (TWR) que evita el efecto de los flujos de caja de la gestión de la cartera.

Un ejemplo de este caso sería:

Un inversor invierte 100€ y sube el mercado un 50% y tiene un balance de 150€. En ese momento añade 100.000€ adicionales y el mercado baja un 10%. El balance final (90.135€) es negativo sin embargo el TWR mide la rentabilidad de la cartera que ha sido positiva ya que subió primero un 50% para después bajar un 10%, lo que pasó es que en este ejemplo el inversor invirtió la mayoría de su capital en el momento álgido del mercado para después bajar un 10%.

Un efecto opuesto se podría dar obteniendo una rentabilidad negativa pero un valor de lo invertido superior: siguiendo el mismo ejemplo anterior, si en vez de subir el mercado un 50%, este bajara un 50%, y después este subiera un 10%.

Uso de Cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más info.