El rebalanceo de una cartera

El rebalanceo es aceptado como una muy buena práctica en el mundo de la inversión. Consiste en realinear tu cartera de nuevo a tu asignación de activos óptima y original de acuerdo a tu perfil de inversor.

Para simplificar imaginemos una cartera que tuviera solo renta variable y renta fija. Y que la renta variable se ha comportado mejor durante un periodo. Una cartera se reequilibraría mediante la venta de renta variable “extra” y la compra de más renta fija para recrear tu relación original de renta variable y renta fija.

En inbestMe reequilibramos tu cartera de manera dinámica, eficiente y automática a medida que inviertes. Cada vez que recibes un dividendo o depositas más dinero, lo invertimos en la parte de la cartera que necesita reequilibrar. Muy a menudo, esto evita la necesidad de vender para equilibrar la cartera contribuyendo a la optimización de impuestos (si no hay venta no hay posibles ganancias patrimoniales).

El rebalanceo de una cartera reduce el riesgo

Si la renta variable ha funcionado bien durante un cierto período, la asignación de tu cartera podría moverse a un peso superior del deseado en renta variable. Por tanto tu inversión estaría ahora expuesta a más riesgo. Esto se cumple especialmente si  esto se mantiene en el tiempo, dado que se irá creando un diferencial en la distribución de activos óptima, aún mayor. En los rebalanceos tenemos en cuenta tus nuevos depósitos o dividendos y los usamos para realinear la parte de tu cartera que se ha movido fuera de la asignación deseada y esto evita el incurrir en más riesgo. ¿Por qué? Porque cuando se estableció tu perfil original y por tanto tu distribución óptima de activos, lo hiciste con un objetivo en particular en mente. Un cambio en la distribución podría hacer que sea más difícil alcanzar tu meta en el horizonte deseado, porque de repente, tu inversión sería más susceptible a la volatilidad del mercado.

El rebalanceo de una cartera aumenta la rentabilidad 

El rebalanceo permite de forma automática vender caro y comprar barato. En el ejemplo que hemos usado la renta variable se ha revalorizado por encima de lo deseado en nuestra distribución de activos, síntoma de que está cara, mientras que estamos comprando un activo que está barato (porque ha perdido peso) en este caso la renta fija. Hay estudios que demuestran que el rebalanceo de una cartera puede llegar a añadir alrededor de un 0.5% adicional anual, respecto a una cartera que no se rebalancee.

El re balanceo de una cartera, sin sesgos emocionales, automático y sin coste adicional

Rebalancear impide además hacer el error de comportamiento clásico: el de comprar caro y vender barato. Saca las emociones del proceso de inversión porque ajusta tu cartera a su estado original, sin importar si el mercado ha ido hacia arriba o hacia abajo, y de forma sitemática. El rebalanceo es especialmente importante en el medio/largo plazo (el horizonte que recomendamos para nuestras carteras) ya que las desviaciones se agudizan en esos plazos.

Muy a menudo hay una gran diferencia entre lo que debemos hacer con lo que hacemos en la práctica. En teoría un rebalanceo es una actividad sencilla, pero hay que hacerlo, y nuestra actividad diaria nos impide hacer miles de cosas que deberíamos hacer cada día. La automatización evita este problema. En inbestMe no cobramos por las transacciones ni las iniciales ni las de rebalanceo automático, por lo tanto, esta funcionalidad no te cuesta nada. Tu cartera siempre estará optimizada a tus necesidades sin coste adicional.

En nuestras carteras inbestMe Dynamic el rebalanceo se hace mensualmente y en nuestras carteras inbestMe Basic trimestralmente siempre y cuando la desviación sea superior o igual al 2%. Tales rebalanceos nos permiten optimizar la fiscalidad mediante créditos fiscales.

Tags: , ,