¿Cuáles son las ventajas de un robo advisor? No te dejes llevar por lo poco “seductor” del nombre: robo advisor viene de la conjunción de los términos robot + advisor (asesor robotizado), y nada tiene que ver con que sea una “máquina” quien decida o maneje tu inversión, todo lo contrario: son expertos quienes deciden dónde invertir, ayudados por modelos inteligentes de inversión. El “robot” es la denominación de toda la tecnología que permite automatizar la gestión donde los recursos humanos no aportan valor.

Por estas razones, hablamos de una auténtica ayuda y apoyo, poner a la tecnología al servicio del conocimiento y de las decisiones de notables expertos en finanzas. ¿Qué otras ventajas podemos encontrar en el uso de robo advisor a la hora de invertir?

 

5 ventajas de invertir con un robo advisor

 

Dar con nuestro perfil inversor exacto

Recordemos una de las ventajas que recalcamos a la hora de hablar de lo adecuado de invertir en fondos indexados o ETFs: no es otra que la posibilidad de poder adaptar nuestra cartera de fondos a un perfil de inversor que se adecue exactamente a nuestro grado de aversión al riesgo.

A la hora de decidirnos por invertir, podemos “intuir” si somos conservadores o más aventureros, y como tal, elegir productos con mayor o menor riesgo ante posibles pérdidas, pero recordemos una de las máximas a la hora de proteger nuestro dinero: no nos vale ni la intuición, ni el azar. Cuanto más exactos seamos a la hora de la toma de decisiones, más cerca estaremos de cumplir nuestros objetivos de rentabilidad con paso firme.

A este sentido, una de las grandes ventajas de los robo advisors es que pueden construir nuestro perfil inversor gracias a un test o cuestionario online donde se nos pregunta por nuestra situación económica presente y futura, así como por los objetivos que queremos alcanzar y hasta qué punto estaríamos dispuestos a soportar pérdidas (en el caso de que se produjeran). Con todos estos datos sobre la mesa, los robo advisors nos indican cuál es el grado de aversión al riesgo que tenemos en una escala del 0 al 10 (en el caso de inbestMe), siendo el 0 poco o nada dispuesto a correr riesgos, y el 10 total predisposición a asumirlos.

 

Proponer una cartera de fondos ultrapersonalizada

Ya sabemos nuestro perfil de riesgo, ¿ahora qué? No basta con saber que somos muy o poco aventureros a la hora de invertir: también debemos saber qué productos financieros se adaptan a situaciones que ya hemos dado a entender nuestra reacción mediante el cuestionario.

Para ello, una vez han dado con nuestro perfil inversor, el robo advisor se encarga de configurar nuestra cartera de fondos acorde a nuestro perfil exacto, de forma que nuestros fondos no se adecuan a “paquetes cerrados”, que se puedan ofertar a otros clientes, sino a los fondos que más encajan con nuestro estilo y nuestra forma de afrontar una inversión a largo plazo.

Es por ello que se habla de cartera de fondos ultrapersonalizada. ¿No es esa una gran ventaja de los robo advisor?

 

Permiten poder “despreocuparnos” de la inversión

Al menos en el día a día. Obviamente, no se trata de depositar una gran cantidad de ahorros y olvidarnos de ellos hasta el día del retiro, pero sí que gracias a que mantienen el plan de inversión constantemente y ejecutan por sí mismo los rebalanceos (esenciales para mantener la cartera siempre alineada a su distribución inicial), podemos hacer cumplir el carácter de “gestión pasiva” y no intervenir en la inversión si así lo deseamos (tal como se recomienda en este tipo de inversiones).

Por otra parte, el robo advisor también se encargará de reinvertir los dividendos o ganancias, así como las aportaciones recurrentes que realicemos como inversores. Todo ello acorde a la estrategia y a la consecución de objetivos marcados, sin desviarse de éstos.

 

Información útil detallada a cada momento

Que se nos recomiende no intervenir en la inversión no significa que no podamos (aunque insistimos, va intrínseco en la definición de gestión pasiva y forma parte de la naturaleza de estos productos que no se modifique la composición de la cartera por parte del inversor, ya que se puede ver tentado a, en momentos de incertidumbre económica, realizar acciones como retiros que lo alejen de los objetivos marcados).

No obstante, la información de cómo va la inversión y en dónde se encuentra nuestros fondos siempre va a estar al alcance, con la posibilidad de que, si nos surgen necesidades no contempladas al comienzo de la inversión, ya sea para bien (nuestro capital se incrementa) o no tanto (nuestra situación laboral cambia), al menos una vez al año tener la posibilidad de actualizar nuestro perfil inversor, y, con ello, mantener o cambiar el estado de nuestra cartera de valores.

 

Importantes beneficios económicos

No nos debemos olvidar que dejar parte de estas acciones en manos de automatismos (allí donde las acciones ejecutadas por personal experto no aportan valor), ahorra tiempo y recursos, que se traduce en ahorro de costes.

Así, en fondos indexados o ETFs donde se hacen uso de robo advisor, las comisiones por gestión son bajísimas, ya que el asesor no tiene que estar constantemente pendiente de la evolución de los mercados y de movilizar los fondos acordes a éstos.

Ni tan siquiera tiene que decidir dónde reinvertir las aportaciones o los dividendos que se produzcan tras la creación del perfil y, con él de la cartera de fondos, por lo que todos estos costes ahorrados se traducen en más beneficios para el inversor.

 

Pero… ¿no son todas estas ventajas al fin y al cabo producto de un robot?

Son decisiones ejecutadas por un sistema automatizado, pero nunca nos debemos olvidar que detrás de cada movimiento que ha realizado un robo advisor, hay una orden previa de especialistas en gestión de carteras que la ha revisado y la ha adecuado para que sea la pertinente a cada situación.

Así, desde los resultados de la elección de una opción u otra en el test, como la composición de cada cartera de fondos, pasando por los rebalanceos y reinversiones, son acciones programadas por expertos que en ningún momento dejan de estar presentes ni supeditan las decisiones a algoritmos con aleatoriedad.

Con ello, queremos insistir en el punto de la definición inicial del término, cuando ahondábamos en que se automatiza la gestión solo donde los recursos humanos no aportan valor. Es decir, el resultado del test no te lo va a dar un gestor presencial, pero tanto las respuestas como cada parámetro medido, sí lo ha ideado y configurado él. ¿Sigues pensando en robo advisor como una herramienta más con grandes ventajas? ¡Conviértelos en lo que son: potentes aliados en el crecimiento de tu rentabilidad!

 

Perfil de inversor

Tags: