Debido a sus ventajas, los fondos indexados están de moda. Junto a los ETFs y los fondos de inversión, así como el mercado de capitales, en la actualidad es uno de los productos que más interés suscita entre los inversores. 

Y no solo entre los grandes y tradicionales. También entre los pequeños inversores, que ven que gracias a estas nuevas tipologías de productos pueden acceder a rentabilidades superiores a los dos dígitos y que los productos tradicionales ofrecidos por la banca nunca les habían proporcionado. 

En este interés también subyace el importante acceso a la información de la que disponemos todos en la actualidad, que nos permite estar al tanto de las actualidades económicas –y no solo macro, también micro-, de cara a tomar las mejores decisiones para nuestros ahorros. 

Centrándonos un poco en las ventajas de los fondos indexados, está claro que han llegado para quedarse. Básicamente porque ofrecen una facilidad de trabajo que ningún otro producto tiene en estos momentos. 

¿Conoces ya qué son y cómo invertir en los fondos indexados?

 

¿Cómo funciona y cual es la ventaja principal de un fondo indexado?

Básicamente lo que hace un fondo indexado es replicar la teoría de Markovitz. Lo que viene a explicar es que no conviene nunca tener todos los huevos en la misma cesta. 

Si depositamos toda nuestra confianza en un solo valor, el riesgo que vamos a asumir es muy elevado. Y tengamos en cuenta que una de las claves para ganar dinero invirtiendo es que siempre –siempre- hay que tratar de maximizar la inversión minimizando el riesgo.

Hablemos de estrategias de inversión. Imaginemos el boom de las punto com de hace casi veinte años, cuando cualquier plataforma web lograba ingentes cantidades de dinero en rondas de financiación: con la eclosión de internet, las rentabilidades ofrecidas por las terra, ya.com y demás portales eran increíbles, superiores al 200%. Pero entonces llegó el crash, y todos los inversores que estaba invirtiendo a largo plazo se encontraron con que su dinero había desaparecido.

Con un fondo indexado esto no ocurriría, ya que lo que hace es replicar la evolución de índices, en los que la cartera de acciones  ronda entre los 25 y 50 valores. Esto minimiza los efectos que pueda tener la caída de un valor, de tal manera que estacionaliza y homogeneiza los crecimientos. 

 

Fondos indexados siempre en el largo plazo

Los fondos indexados basan la clave de su éxito en el crecimiento a largo plazo. Sirva como muestra un ejemplo: S&P 500, uno de los índices de más relevancia a nivel mundial, lleva acumulado desde mediados de los años sesenta un crecimiento superior al quince mil por cien. 

Esto es, básicamente, lo que trata de emular un fondo indexado. Además con la ventaja de que la oferta de índices y de productos es muy amplia, con lo que el inversor puede mostrar en el fondo elegido parte de sus preferencias.

Por otro lado, y como otra de las ventajas de los fondos indexados, los fondos cuentan con beneficios fiscales, lo que nos hará tener una rentabilidad financiero-fiscal muy interesante.

 

Perfil de inversor

Tags: