Si alguna vez te has preguntado qué hacer para obtener la máxima rentabilidad al invertir en un fondo de inversión indexado, te vamos a contar un secreto en este artículo.

También te explicaremos cuál es el momento óptimo para invertir en fondos índice y responderemos a una de las dudas más habituales de nuestros lectores: ¿está la rentabilidad garantizada en todo momento?

Objetivos para lograr la mayor rentabilidad de los fondos indexados 

Si quieres lograr la mayor rentabilidad posible invirtiendo en fondos indexados debes hacer tres cosas. Además, son muy sencillas y las entenderás enseguida:

1. Elige fondos indexados con bajas comisiones

Las comisiones son el enemigo número uno del inversor y tienen un impacto directo sobre el comportamiento del fondo, sobre todo a largo plazo. Por tanto, cuánto más reducidas sean, mayor será tu rentabilidad neta.

2. Invierte a largo plazo con una parte importante de renta variable en tu cartera

La renta variable es volátil e inestable, pero también es la que mayor beneficio reporta cuando los mercados suben. Si cuentas con un buen fondo de emergencias para cubrir imprevistos e inviertes a largo plazo, podrás aumentar la parte de renta variable de tu cartera sin miedo a los sobresaltos, lo que te generará una renta mayor con el paso de los años.

3. Empieza a invertir cuanto antes

El interés compuesto funciona como una bola de nieve que desciende cuesta abajo por la ladera de una montaña. Al principio crecerá muy poco a poco, pero cada vez lo hará más rápido y con mayor volumen. Por tanto, cuanto antes empieces a invertir, mayor será el beneficio que obtengas. 

Este tercer punto nos invita a hacernos una pregunta un poco más compleja: ¿existe un momento óptimo para invertir en fondos indexados? 

¿Cuándo es el momento óptimo para invertir en fondos indexados?

El mejor momento para empezar a invertir en fondos indexados fue ayer; y el segundo mejor momento es hoy. Si crees que estamos de broma, solo tienes que echar un vistazo a la evolución histórica de índices bursátiles como S&P 500 o MSCI World.

A largo plazo, los principales índices bursátiles del planeta tienden a crecer por una razón muy sencilla: el mundo prospera.

Ojo, porque esto no significa que un índice pueda caer de forma temporal en los próximos meses (o incluso años): las caídas también forman parte del juego. Sin embargo, lo normal es que a largo plazo se recupere y supere sus propios máximos históricos una vez tras otra.

Y como los fondos indexados imitan a los índices bursátiles y replican su composición, con el objetivo de obtener la misma rentabilidad que estos, ¿cómo crees que evolucionarán a largo plazo? Efectivamente, lo normal es que vayan para arriba.

Por eso, cada día que estés fuera de la bolsa será un día perdido. Como te explicábamos un poco más arriba, cuánto antes empieces a invertir, antes se activará la magia del interés compuesto y antes empezarán a crecer tus ahorros.

Si intentas hacer market timing y acertar con el momento óptimo para empezar a invertir, sentimos decirte que vas a perder tu tiempo y tu dinero: es sencillamente imposible anticipar cuál será el funcionamiento del mercado

Los inversores que lo intentan pierden de media entre un 1 y un 1,5% de rentabilidad, según diversos estudios. Por tanto, haz caso a los consejos de inversores de la talla de Benjamin Graham, Warren Buffet o John Bogle y empieza a invertir hoy mismo.

Las rentas en un fondo indexado, ¿están garantizadas?

En esta vida solo hay dos cosas garantizadas: la muerte y los impuestos. Es imposible que logres evitar cualquier de ellas. 

Bromas aparte, nada ni nadie puede garantizar las rentas de ningún fondo de inversión, ni siquiera de los fondos indexados. Si te dijéramos lo contrario, te estaríamos engañando.

Sin embargo, lo que sí te podemos asegurar es que, si inviertes tu dinero en un fondo indexado y mantienes tu inversión a largo plazo, la probabilidad de que obtengas una rentabilidad positiva es muy elevada

Piensa que, a lo largo de la historia, la rentabilidad media de las bolsas mundiales ha rondado el 7-8%. Y esto a pesar de que han habido dos guerras mundiales e importantes crisis económicas, como el Crack del 29, el pinchazo de la burbuja de las puntocom en el 2000 o la crisis de las hipotecas subprime de 2008.

Pese a estas catástrofes, la bolsa siempre se ha recuperado y ha crecido a largo plazo. Observa esta imagen con la evolución durante más de un siglo del S&P 500, es sencillamente espectacular:

S&P 500 Index evolución durante un siglo

Por tanto, ¿están garantizadas las rentas de un fondo indexado? No. Pero si ponemos las miras en el largo plazo, algo muy pero que muy gordo tendría que pasar en el mundo para que la rentabilidad de un fondo indexado fuese negativa. Y si esto ocurriese, quién sabe, quizás lo último que debería preocuparnos sería el dinero.

Escriba un comentario