A la hora de invertir nuestro dinero tenemos decenas de opciones. Algunas son más populares y conocidas que otras. Hoy, hablamos sobre qué son los fondos de inversión, un tipo de inversión razonablemente pequeño en España pero que, en los últimos años, no ha hecho más que crecer.

¿Qué es un fondo de inversión?

Un fondo de inversión es un vehículo de inversión colectiva en el que, sencillamente, diferentes inversores se juntan para dejar su dinero en un fondo que un tercero gestionará (lo que se conoce como “la gestora”).

Puesto que la cantidad que hay disponible para gestionar es tan grande, esto se traduce en mayores oportunidades de inversión (que no se tendrían si los partícipes invirtieran de forma particular) y una menor cantidad de comisiones, porque al bróker le interesa el volumen de dinero del fondo.

Los fondos de inversión no cotizan como las acciones, sino que tienen un valor liquidativo que se publica al final de cada día. Este valor liquidativo refleja el valor de los activos que el fondo tiene bajo gestión (que no tienen por qué ser necesariamente renta variable).

Además, conviene mencionar que, de cara al inversor, los fondos de inversión tienen ventajas muy interesantes a nivel de fiscalidad. Y es que, cuando inviertes en fondos de inversión, no tienes que pagar por el dinero que está capitalizando en ellos hasta que no rescates ese dinero.

Esto significa que podemos estar capitalizando durante décadas sin pasar por la caja de Hacienda. Nada mal, ¿verdad?

Descargar guía Aprender a invertir fácilmente

¿Qué tipos de fondos de inversión hay?

Los fondos de inversión se pueden subdividir y categorizar de muchas formas diferentes. Sin embargo, hay una división muy clara y bastante útil para el inversor, que es la siguiente:

  1. Fondos de gestión pasiva: En estos fondos el equipo gestor no elige las empresas que compra ni los momentos en que compra o vende. Simplemente, elige una serie de índices bursátiles y se indexa a ellos, replicando su comportamiento. Como el trabajo de la gestora es tan bajo en este tipo de fondos, las comisiones que se cobran son ridículas (en muchos casos, ni siquiera llegan al 1%).
  2. Fondos de gestión activa: En estos fondos el equipo gestor sí elige las empresas y el momento en que compra o vende, invirtiendo en empresas concretas en el mejor momento (en teoría). Hacen lo que se llama stock picking y market timing. Como este trabajo es difícil, a cambio, cobran comisiones más altas (de 2% aproximadamente).

Nosotros recomendamos la inversión en fondos de inversión de gestión pasiva, porque los fondos de gestión activa rara vez superan a los índices y, además, te cobran unas altas comisiones que erosionan tu rentabilidad final.

¿Cuáles son los fondos de inversión pasiva más recomendables?

Ahora, después de aclarar que los fondos de inversión pasiva son mejores que los de gestión activa, cabe preguntarse… “¿En qué fondos de inversión pasiva invierto?”

Y lo cierto es que, con diferencia, la mejor opción es invertir en una cartera de fondos indexados con rebalanceo automático. 

Este tipo de carteras te permite indexarte a los principales índices a cambio de comisiones muy bajas, y, además, tienen la ventaja de que el rebalanceo automático permite maximizar las rentabilidades (porque se vende lo que más ha subido y se compra lo que más ha bajado de forma automática).

Te invitamos a echar un vistazo a nuestras carteras de ETFs y fondos indexados. Seguro que encuentras alguno que se ajusta a tus necesidades.

Como puedes ver, los fondos de inversión son una forma de invertir de lo más inteligente, porque nos permite ponernos en manos de los mejores inversores o, directamente, de indexarnos a aquellas economías o sectores que mejores rentabilidades obtienen.

Descubrir plan de inversión

Escriba un comentario