La forma más fácil de explicar lo que es el WealthTech (Wealth por riqueza o patrimonio, tech por tecnología) es hacer una analogía con algo que ya conocemos bien, el eCommerce.

Hace unos años no sabíamos lo que era comprar por internet o a través del móvil. Ahora quien más quien menos, tiene una cuenta en Amazon o en cualquier otra plataforma online, y se ha acostumbrado a buscar online lo que necesita, comprar, pagar y recibir, en pocos días o incluso horas, su pedido en casa.

Pues bien, el WealthTech siguiendo con la analogía sería, por ejemplo, buscar online cual es la mejor forma para invertir nuestros ahorros y una vez nos hemos decidido contratar un plan de inversión online.

FinTech y WealthTech

En realidad, la palabra WealthTech se deriva de lo que hoy se conoce por FinTech. Fintech es la intersección entre las finanzas y la tecnología, o dicho de otra forma la tecnología aplicada a las finanzas.

WealthTech sería pues un sub-sector del Fintech, un sub-sector que se apoya en la aplicación de tecnología para simplificar, mejorar o transformar la industria de la inversión o de la gestión del patrimonio (patrimonio mobiliario).

De la palabra FinTech no solo surge el WealthTech, sino que, además han ido apareciendo diferentes sub-sectores de aplicación tales como el PropTech (inmobiliaria) o InsurTech (seguros).

Qué servicios integran el WealthTech

Son múltiples los servicios que integran el WealthTech. Para el consumidor final los dos tipos de servicios más cercanos serían:

– por un lado, plataformas online o brokers online para comprar y vender acciones u otros activos financieros. Estos ya llevan bastantes años en el mercado y son una alternativa a hacer la compra-venta de activos financieros en nuestro banco tradicional. Los propios bancos han ido introduciendo sus propios servicios online de contratación. Los brokers online (no bancarios) acostumbran a tener costes inferiores.

– por otro lado, gestores automatizados de carteras, o también denominados Robo Advisors. Robo por lo de robotizar o mejor dicho automatizar y advisor por lo de asesorar, aunque la mayoría de los robo advisors lo que hacen es gestionar carteras de inversión. Es decir, en este caso el ahorrador después de responder a unas preguntas, se le asigna un perfil al cual va asociada una cartera de activos (normalmente fondos indexados). A diferencia del broker online donde el cliente tiene que estar constantemente tomando decisiones de compra-venta en el caso del Robo Advisor el inversor una vez contratado su plan delega totalmente la gestión de su cartera en el gestor automatizado.

Otra área de aplicación para el consumidor, serían herramientas de planificación financiera patrimonial. Algunos Robo Advisors integran ya cierta funcionalidad en esa línea. Obviamente esta lista es temporal y seguro que habrá otros sub-sectores que aún no nos podemos ni imaginar.

Otros servicios del WealthTech

El WealthTech va mucho más allá de las herramientas para el consumidor y están surgiendo herramientas tecnológicas, en este caso más de apoyo al profesional tales como:

– análisis de datos financieros

– herramientas para la inversión

– software diverso de aplicación en la gestión patrimonial digitalizada

El futuro del WealthTech

Siguiendo con la analogía del eCommerce, observamos como en EEUU ya representa un 13% del total.

El eCommerce ha tardado más de 20 años en superar la barrera del 10%.

En EEUU los Robo Advisors ya gestionan 283.255 $ m en el 2018 y está previsto que este segmento crezca a un ritmo del 23% hasta superar la cifra de 643.000 $ en el 2022 (fuente Statista). Haciendo algunos números, si el Wealthtech alcanza un 10% del volumen de los capitales con un crecimiento mínimo, podría alcanzar cifras de 200.000 millones de € en volumen bajo gestión de aquí a 10 años. Para ello, hay que romper muchas barreras, pero algunos ya las están rompiendo y más que caerán.