Presupuesto, ingresos menos gastos

Cuando un presupuesto no está equilibrado, es decir cuando los gastos y los ingresos no coinciden se pueden producir dos situaciones:

  • Que los ingresos superen a los gastos => superávit
  • Que los gastos superen a los ingresos => déficit

Estos conceptos son aplicables a todo tipo de presupuestos, no solo al personal o familiar. Es muy habitual que oigamos en los medios de comunicación hablar del déficit del Estado. Esto quiere decir que el Estado ha gastado más de lo que ha ingresado. En el caso de que ocurriera lo contrario diríamos que el Estado tiene superávit.

pressupost

Presupuesto, felicidad o miseria

El señor Micawber, personaje de la novela “David Copperfield” de Charles Dickens, dijo: «Ingresos anuales de veinte libras, gastos anuales diecinueve libras y noventa y seis peniques,  resultado felicidad. Ingresos anuales veinte libras, gastos anuales veinte libras y seis peniques, resultado, la miseria»

Cuando tenemos superávit generamos un excedente monetario que nos permitirá ahorrar e invertir para el futuro. Es muy importante plantearnos siempre tener un presupuesto con superávit.

Cuando los gastos superan a los ingresos debemos plantearnos como corregir la situación, pues de lo contrario caeremos en el endeudamiento. Primero iremos consumiendo nuestros ahorros para, cuando se terminen, acabar pidiendo un préstamo. Lo mismo que sucede a los Estados: normalmente un estado con déficit incrementa su deuda para poder seguir pagando los servicios.

Aprende a invertir fácilmente ebook

Presupuesto, reducir los gastos

Solo hay dos formas de convertir el déficit en superávit: incrementar los ingresos o reducir los gastos. Los ingresos suelen ser estables y es difícil conseguir un incremento, en cambio los gastos suelen ser más flexibles.

Empezaremos por aquellos que definimos como discrecionales, básicamente el ocio, para después revisar los variables, donde probablemente podremos reducir ya sea a base de consumir menos o mejor o a base de cambiar de proveedores.

Estrategias para ahorrar

Hacer un presupuesto tiene un beneficio claro, nos permitirá desarrollar una estrategia para ahorrar periódicamente. Por un lado poniendo el ahorro como un gasto fijo y por el otro intentando siempre generar superávit.

Pongamos, por ejemplo, que revisando el presupuesto consigues ahorrar 100 € al mes extras, y decides abrir una cuenta inbestMe Strategic con un perfil de riesgo agresivo del que esperas conseguir una rentabilidad del 8%. En 15 años habrás ahorrado 34.603 € extras.

Descubre tu plan personalizado

Los comentarios están cerrados.