Todos llegamos al punto donde se empieza a pensar en cómo planificar nuestra jubilación y ahora gracias a gestores automatizados como inbestMe es mucho más fácil.

Es obvio que a lo largo de nuestra vida, nuestra manera de afrontar nuestros ahorros varía de forma notable. Independientemente del perfil de riesgo –del que luego hablaremos-, cuando somos jóvenes estamos más predispuestos a asumir volatilidades que cuando nos vamos haciendo mayores. 

Cuanto más cerca está nuestra edad de jubilación, más buscamos la tranquilidad de saber que nuestros ahorros están a buen recaudo.

Llega un momento en el que nuestra naturaleza como inversores se hace más conservadora y en vez de pensar en la rentabilidad, empezamos a pensar en nuestra jubilación. 

El futuro de las pensiones públicas

Con una pirámide poblacional como la que tenemos, con unas bajísimas tasas de natalidad, mantener el sistema de pensiones actual tiene muchos visos de no permanecer en el futuro, al menos en la forma en que lo entendemos. 

Es de suponer que en algún momento próximo la situación cambie y, además de aumentar el periodo de jubilación –como ya ha ocurrido-, se reduzcan los porcentajes que se abonan mensualmente. 

De ahí, que muchas personas piensen en alternativas para planificar su jubilación. Como por ejemplo: recurrir a fondos privados que complementen la aportación del Estado, de cara a asegurarse una jubilación tranquila y sin agobios.

Aquí, la gran consulta que todos se hacen es cómo ir acumulando ese capital y cómo darle la rentabilidad suficiente como para que, de aquí en unos años, podamos empezar a utilizarlo. 

Dos opciones: planes de pensiones o planes de inversión

A la hora de planificar tu jubilación, unos optan por el sistema de planes de pensiones tradicional, cuyo principal inconveniente son los elevados costes de gestión y la baja rentabilidad. Mientras que durante los años en que estamos aportando sí tenemos ventajas fiscales, una vez comenzamos a disponer del dinero, tal renta estará expuesta a la retención fiscal vigente.

La otra opción, y por la que se está decantando mucha gente, es planificar su jubilación acudiendo a los sistemas de los fondos de inversión indexados con robo Advisor, en los que podemos hacer aportaciones mensuales que los gestores de InbestMe van aplicando en función de la cartera que hayamos escogido, o a un plan de pensiones con robo Advisor como el de inbestMe.

Aquí entra en juego el perfil inversor que comentábamos al principio: en función de nuestra edad podemos estar al principio en renta variable, y después ir poco a poco moviéndonos a la renta fija. Así, al acercarnos a la jubilación apenas tengamos variaciones reseñables en nuestro capital. 

Para calcular qué porcentaje hemos de tener en variable y qué porcentaje hemos de tener en renta fija, hay una fórmula muy utilizada que sería restar a 110 nuestra edad. El resultado sería el porcentaje que hemos de tener en renta variable. 

Por ejemplo: alguien con 35 años podría permitirse un 75% de renta variable, mientras que alguien con 60 años solo tendría un 50%. Pero esto siempre teniendo en cuenta nuestro perfil: si somos conservadores, posiblemente ese porcentaje tendría que bajar para que nosotros vivamos nuestras inversiones de manera tranquila. 

¿Quieres más información? Planifica tu jubilación con inbestMe.

Write A Comment