¿Quieres una cartera de fondos indexados adaptada a tu perfil de riesgo? Una de las grandes ventajas de los nuevos productos financieros, entre ellos los fondos indexados, es la amplia oferta de la que se dispone, con infinidad de opciones distintas en función de las características del inversor.

Así, también tenemos productos que están orientados a los traders intradía, que les permiten operar con muchísima rapidez en un mercado muy volátil. Por otra parte, tenemos productos que suscitan más interés entre los largoplacistas, aquellos que prefieren realizar una inversión a varios años y que, llegado el momento, les ofrezca una importante rentabilidad.

Para estos últimos, uno de los productos estrella de un tiempo a esta parte son los fondos indexados. Son aquellos que, replicando índices, nos permiten en un solo valor invertir en una amplia cartera de valores.

La gran ventaja que tienen es que nos permiten, por un lado, minimizar el riesgo en la medida que el descalabro de una acción concreta no influye de manera vital en el devenir de nuestra rentabilidad. Si tienes perfil riesgo en fondos indexados sigue las pautas marcadas por Henry Markowitz en su Teoría moderna del portfolio. Explicar que lo más inteligente es diversificar, buscando maximizar la rentabilidad y minimizando el riesgo.

De esta manera, en un fondo indexado se pueden replicar prácticamente todos los índices internacionales, desde el S&P500 hasta el IBEX35, pasando por el DAX40 o el Nasdaq. 

La otra gran ventaja que tienen los fondos indexados es su atractiva fiscalidad. Nos permite mover nuestros ahorros de un fondo a otro sin tener que deshacer la posición y sin pagar por rendimientos del capital mobiliario. 

 

¿Qué fondo escoger en función del perfil de riesgo en fondos indexados?

El punto más importante a la hora de invertir, ya no solo en fondos indexados, si no en cualquier producto, es definir correctamente nuestro perfil de riesgo. Una mala definición por nuestra parte hará que no estemos a gusto desde el minuto cero en que realizamos una inversión, hasta que finalmente vendemos nuestra participación.

Hay tres perfiles de riesgo: el completamente averso, es decir, aquel que busca operaciones en las que la volatilidad sea muy reducida, aquellos que en función del momento pueden optar por ella o no, y en último lugar aquellos que realmente se encuentran cómodos apostando por operaciones de importante riesgo.

La rentabilidad esperada suele ir vinculada al perfil: los conservadores asumen que el beneficio logrado puede ser pequeño, mientras que un proclive al riesgo exigirá más capitales al finalizar la operación. 

Para saber tu perfil de inversor, nuestra recomendación es que te analices desde la sinceridad y que emules ficticiamente tus inversiones. Una vez que veas cuáles son tus sensaciones, lo cómodo que has estado, podrás saber más o menos tu perfil. También puedes realizar el test de perfil de inversor y conocer tu situación financiera.

Teniendo en cuenta que los fondos indexados permiten productos para ambos perfiles, en función de la volatilidad del índice al que estén replicando. Y con la ventaja de que se puede pivotar de uno a otro en cualquier momento. 

 

Conoce tu perfil de inversor

Tags: ,