Estos últimos años se han caracterizado por el fuerte aumento de los fondos de gestión pasiva a expensas de los fondos de gestión activa. Este hecho ha provocado la aparición de ciertos mitos sobre la gestión indexada.

¿Por qué está creciendo la gestión indexada?

Los fondos pasivos (ETF y fondos indexados) tienen el objetivo de replicar el rendimiento de un índice. Los fondos activos, por el contrario, tienen como objetivo superar su índice de referencia eligiendo los activos con mejor rendimiento o acertando los altibajos del mercado. Para hacer esto, los fondos activos cobran comisiones considerablemente más altas que los fondos pasivos.

Las principales causas de este cambio hacia la inversión pasiva han sido:

  1. El rendimiento promedio decepcionante de los fondos activos.
  2. La baja persistencia del rendimiento de la gestión activa.
  3. La mayor transparencia de los fondos indexados o ETFs (activos de gestión pasiva).

Desafortunadamente, las estadísticas no son muy favorables para los fondos activos. La mayoría de los fondos activos en todo el mundo, de hecho, no supera su índice de referencia.

El siguiente gráfico informa el porcentaje de fondos activos superados por su índice de referencia en diferentes países durante un período de 1 a 3 y 5 años.

Vemos como a 5 años en la mayoría de casos entre el 70% y el 90% de los fondos activos no baten a sus índices de referencia.

Incluso cuando los fondos activos logran superar a su índice de referencia, esa rentabilidad superior suele ser de corta duración y generalmente se atribuye a la suerte más que a una habilidad del gestor persistente. Muy pocos gestores superan consistentemente a sus benchmarks. (Ver más detalles en spglobal).

Los mercados han ganado mucha transparencia últimamente. La información es mucho más accesible hoy que en el pasado, por lo que los inversores tienen un acceso mucho mejor a los resultados de los instrumentos alternativos. La falta de información que ha escondido el rendimiento de instrumentos ineficientes es algo del pasado.

Esto ha provocado grandes flujos hacia instrumentos de fondos pasivos en los últimos años como se puede ver en el gráfico siguiente.

Guía de inversión Fondos Indexados

El crecimiento de los fondos indexados ha impulsado ciertos mitos

El crecimiento exponencial de los activos de gestión pasiva ha hecho que muchas personas teman que esto pueda causar distorsiones en la forma en que operan los mercados principalmente en estas tres direcciones:

  1. La gestión pasiva domina los mercados financieros.
  2. Reduce la información del valor real en determinados precios de ciertos activos.
  3. La gestión pasiva crea burbujas y exagera los movimientos de los mercados.

Creando de este modo los mitos más extendidos sobre la gestión indexada.

El punto principal es que no es cierto que la inversión pasiva esté dominando los mercados. La mayoría de los activos invertibles todavía se negocian activamente y es en la negociación activa donde se forma el precio.

Por ejemplo, si miramos el mercado estadounidense, alrededor del 40% de los fondos mutuos son pasivos. El resto responde es gestión activa. Pero hay que tener en cuenta que alrededor del 65% del total de activos invertibles se gestiona fuera de un fondo de inversión y además la frecuencia con la que hace operaciones es muchísimo menor.

El precio de los activos individuales incluidos en los índices pueden moverse hacia arriba o hacia abajo por los que actúan con índices que compran o venden componentes del índice de forma conjunta, lo que puede provocar desviaciones del valor razonable de los componentes. Además, los altos volúmenes de los activos gestionados con índices podrían aumentar la correlación de los componentes del índice.

Sin duda, es cierto que a veces la indexación puede provocar un comportamiento extraño de algunas acciones. Por ejemplo, cuando una acción se incluye en un índice, debe ser comprada por los gestores de índices que lo replican. Por lo tanto, puede haber un efecto a corto plazo, pero no hay evidencia definitiva sobre el efecto a largo plazo.

Recordemos que solo un porcentaje alrededor del 15% de los activos invertibles se gestiona a través de instrumentos pasivos en EE. UU. (país donde ha crecido más). Este porcentaje suele ser significativamente menor en otros países.

Por lo tanto, los fondos pasivos no son tan dominantes como a veces se los describe y la mayor parte de la formación de precios tiene lugar fuera de ellos. Hay que añadir que los activos gestionados activamente muestran una rotación significativamente mayor que los instrumentos pasivos, lo que hace que tengan la principal contribución en la formación de precios.

En resumen, estamos muy lejos de que todos estos mitos negativos sobre la gestión indexada se cumplan a corto plazo.

Descubrir plan de inversión

Escriba un comentario