El futuro es incierto y es normal sentir miedo cuando se piensa en él. Sin embargo, si algo demuestra la historia y la estadística es que las inversiones a largo plazo son las más seguras y rentables de todas. En este artículo te explicamos cuáles son las mejores inversiones a largo plazo y te contamos cuáles son nuestras preferidas.

Bienes inmuebles

Reconozcámoslo, quién más y quién menos, todos nos hemos planteado alguna vez comprar un local o una vivienda con el objetivo de alquilarlo y generar un ingreso pasivo.

No es de extrañar: la inversión inmobiliaria está fuertemente arraigada en la cultura española. Y esto a pesar de la profunda crisis inmobiliaria de 2008, que casi 12 años después aún sigue dando sus últimos coletazos.

Además de comprar para alquilar, se nos ocurren varias formas de invertir en bienes inmuebles. Por ejemplo, comprar un piso o una casa y venderlo cuando su precio suba, o comprar una vivienda de segunda mano, reformarla y venderla con plusvalía.

En ambos casos, el problema es que hay que hacer frente a un desembolso inicial bastante elevado (o bien financiar la compra mediante una hipoteca). Además, asumimos un elevado riesgo de iliquidez (quizás la casa no suba de precio o no se venda con facilidad).

Otras opciones menos populares y, en nuestra opinión, con demasiada “letra pequeña” o poco recorrido, son el crowdlending inmobiliario, la inversión en Socimis (Sociedades de Inversión Inmobiliaria) o la inversión directa en fondos de inversión inmobiliaria.

Cartera de planes de pensiones

Por definición, los planes de pensiones son inversiones especialmente diseñadas para el largo plazo. Además, ofrecen numerosas y muy interesantes ventajas para el inversor. Por ejemplo:

  • Ahorro fiscal gracias a la desgravación en el IRPF.
  • Permite diferir y, por tanto, capitalizar el pago de impuestos.
  • Comisiones extraordinariamente bajas.
  • Mínimos para invertir también muy bajos.
  • Son traspasables.
  • Obligan a no gastar lo ahorrado.

En inbestMe opinamos que las carteras de planes de pensiones son mejor opción que el formato tradicional de plan de pensiones único, ya que se adaptan con más facilidad a cualquier perfil de inversión.

Por eso ofrecemos una cartera que combina dos planes de pensiones: uno de renta fija y otro de renta variable, cada uno de ellos compuesto por activos de todo tipo para que la diversificación sea máxima.

Estamos convencidos de que una cartera de planes de pensiones de bajo coste, bien diversificada y que se adapta al perfil de riesgo y al horizonte temporal del inversor es una inversión excelente a largo plazo.

Fondos de inversión indexados y ETFs

¿Crees que el mundo es hoy un lugar mejor que hace 20 años? ¿Y que hace 50? ¿Crees que seguirá mejorando en los próximos 10, 15 o 30 años? Si algo demuestra la historia es que según pasan los años, en general, se vive mejor.

Desde un punto de vista económico, este bienestar social se puede apreciar a través de los índices bursátiles, que son algo así como los termómetros de la economía mundial.

¿Y sabes qué? Los principales índices del planeta han crecido en los últimos 10, 15 y 30 años, y todo hace pensar que seguirán haciéndolo en el futuro. Entonces, ¿por qué no invertimos directamente en ellos?

Los fondos de inversión indexados y los ETFs son dos grandes alternativas de inversión a largo plazo porque invierten en índices bursátiles.

Si el capitalismo se impone, el mundo avanza y los índices crecen, estos vehículos de inversión arrojarán importantes rentabilidades con el devenir de los años, por lo que son una alternativa ideal para cualquier tipo de inversor.

Eso sí, debes tener en cuenta que están diseñados para la inversión a largo plazo. A corto y medio plazo los mercados son muy volátiles. Si inviertes en fondos indexados o en ETFs debes ser capaz de controlar tus emociones ante los mercados con un -10% o un -40%.

¿Qué hacer cuándo esto ocurra? ¡Nada!

No hagas absolutamente nada. Simplemente limítate a seguir tu plan de inversión y deja que pase el tiempo, los mercados cambien a un ciclo alcista y la rentabilidad vuelva a ponerse en verde.

Oro y acciones, otras mejores inversiones a largo plazo

Si queremos ser justos, debemos mencionar dos inversiones que pueden ser interesantes a largo plazo, aunque no son adecuadas para todo tipo de inversores. Nos referimos a la inversión directa en acciones y en oro.

Comprar de forma individual acciones de una o varias empresas consolidadas y aguantar la posición durante un par de décadas puede ser una buena inversión, pero tienes que saber elegir bien las empresas en las que inviertes, y esto no es capaz de hacerlo todo el mundo.

Por su parte y para finalizar las mejores inversiones a largo plazo, el oro también es un activo interesante a largo plazo, pero solo si lo usamos como valor refugio para nuestro dinero. Entre sus ventajas, es fácilmente convertible en liquidez y su cotización es bastante robusta. Sin embargo, no esperes obtener una alta rentabilidad por él.

Aprende a invertir fácilmente ebook

Escriba un comentario