Tener clara cuáles son las prioridades del inversor es imprescindible para el éxito

Muy a menudo cuando empezamos a invertir, lo hacemos un poco por casualidad o de forma desordenada: empezamos a poner dinero en un fondo, o a comprar alguna acción de alguna empresa que nos recomiendan, o que nos atrae por algún motivo, o en el peor de los casos, alguien nos convence de comprar algunas participaciones preferentes de su banco (esperemos que no sea el caso del lector).

Algunos ahorradores incluso a veces confunden el invertir con el apartar un dinero para un propósito a corto plazo: y no es conveniente invertir el dinero que necesitamos en el corto plazo.

Pero aún teniendo claro el condicionante anterior, empezamos a priorizar nuestras decisiones en un orden poco recomendable.

Un ejemplo sería el de los impuestos. Por ejemplo, muchos inversores se lanzan, sin pensárselo mucho, a invertir en fondos de inversión por las ventajas fiscales, sin pararse a pensar si en otros aspectos cubren nuestras necesidades:

  • ¿Son estos el mejor instrumento para obtener rendimientos razonables en comparación a otros activos?
  • ¿Los costes asociados a estos son razonables?
  • ¿La composición de estos se ajusta a nuestra tolerancia al riesgo?

 

Cómo invertir

En definitiva hay muchos aspectos importantes a tener en cuenta. Si los situamos en forma piramidal, situando los más importantes en la base de la figura, esta sería nuestra propuesta:

Dicho de otra forma esta sería en qué actividades deberíamos priorizar nuestras primeras decisiones o formación si quisiéramos gestionar nosotros mismos nuestras inversiones. Porqué en definitiva, ¿de qué serviría ser un lince seleccionando empresas si al final nuestro temperamento nos sigue condicionando en cometer el peor de los pecados que es comprar caro y vender barato?

O ¿de qué sirve preocuparse de los impuestos si antes no obtenemos una rentabilidad razonable en relación a nuestro perfil de riesgo, a través de una buena alocación de activos y sin que los costes de gestión erosionen una parte importante de esta?

Es importante asegurarse pues, que la solución que adoptemos sepa priorizar de forma conveniente  cada uno de estos componentes. Esta  pirámide puede variar algo: por ejemplo para un pequeño ahorrador, los costes de gestión estarían más abajo en la pirámide de prioridades, por el impacto que estos pueden tener sobre una pequeña cartera (sobretodo la parte fija), por tanto encontrar un servicio con bajos costes se convierte en determinante.

Si tienes claras tus necesidades y objetivos financieros y quieres empezar a hacer tus primeros pasos en el mundo de la inversión nuestras carteras inbestMe Strategic son una excelente manera de empezar, construidas teniendo en cuenta al máximo estas prioridades.

Conoce tu perfil de inversión y empieza a invertir con nosotros cuanto antes. El tiempo es el mejor aliado para el inversor disciplinado. En ellas combinamos óptimos portafolios con ETFs de diferentes tipos de activos y mercados. Ahora puedes ser un exitoso inversor y solo a partir de 5.000 €.

Los comentarios están cerrados.