¿Te conviene la inversión en crecimiento?

La inversión en empresas de crecimiento, o estrategia de inversión en crecimiento, es un estilo de inversión enfocado a multiplicar el valor de la inversión.

¿Qué es la inversión en crecimiento?

A diferencia del inversor en valor, el inversor en crecimiento no busca gangas, o empresas que se vendan por debajo de su valor justo, sino que invierte en compañías que muestran un crecimiento superior a la media con el objetivo de lograr grandes múltiplos de su inversión. El inversor en crecimiento puede ser la antítesis del inversor en valor, en vez de comprar gangas comprar todo lo contrario, métricas que muestran el fuerte crecimiento y potencial de empresas que serían caras para las métricas de un inversor en valor.

Thomas Rowe Price, Jr. ha sido llamado “el padre de la inversión en crecimiento” por su trabajo de definición y promoción de inversiones de crecimiento a través de su compañía T. Rowe Price, que fundó en 1937. Otra mente influyente de la inversión en crecimiento fue Phil Fisher, cuyo libro de 1958 “Common Stocks and Uncommon Profits” sigue siendo hoy en día una referencia para identificar empresas en crecimiento.

También se acostumbra a considerar a Peter Lynch como un inversor de crecimiento. Su estilo es considerado mixto o lo que se ha llamado GARP: “Growth at reasonable price” o “crecimiento a un precio razonable”. P. Lynch ha sido uno de los inversores más exitosos de todos los tiempos. Aún se le recuerda su éxito como gestor del Fondo Magellan de Fidelity Investments, entre 1977 y 1990, que promedió una sensacional tasa interanual de rentabilidad del 29.2%.

¿Cuáles son las métricas claves para la inversión en crecimiento?

Aswath Damodarian, conocido por ser un experto en valorar todo tipo de empresas propone considerar, para valorar empresas de crecimiento, los siguientes aspectos:

Aspectos cualitativos:

1 – Crecimiento escalable

2 – Márgenes sostenibles

3 – Verificar la “calidad” del crecimiento

Aspectos cuantitativos:

Por definición, alto crecimiento en ingresos, pero además:

1 – Revisar la historia que hay detrás del crecimiento

2 – Ajustar los múltiplos: en este sentido se acostumbra a usar más el PEG que el PER

3 – Considerar la tasa de reinversión de los cash flows

Por otro lado, las propuestas de Fisher para evaluar empresas de crecimiento son, en resumen:

– Hablar con los expertos del sector, tanto sean competidores, agentes, consumidores o incluso empleados.

– Entender que la inversión es para el largo plazo y no el corto plazo.

– Verificar que la dirección de la empresa está cualificada y ha demostrado una integridad incuestionable.

– Comprobar que la compañía está funcionando mejor que la competencia en términos de ventas, I+D y producción.

En todo caso Fisher lo resume en invertir en empresas que tienen el máximo potencial de retorno comparado a su riesgo.

Peter Lynch propone su propia receta para seleccionar empresas. En primer lugar, coincidiendo con Rowe (incluso con Buffett), recomienda la visión a largo plazo (ser paciente). Además de esto recomienda:

– Hacer su propia búsqueda

– Comprender la importancia de la diversificación

– Invertir en lo que el inversor conoce

¿Es adecuada para ti la inversión en crecimiento?

¿No te preocupa la alta volatilidad o la alta variabilidad?

¿Tendrás paciencia para dejar que se cumpla la tesis de inversión? ¿Tienes un largo horizonte temporal?

¿No te preocupa ver una parte de tus inversiones con pérdidas?

Si la respuesta a todas estas preguntas es sí, es probable que estés preparado para la inversión en crecimiento. Un inversor en crecimiento tiene que olvidarse de la volatilidad puesto que los valores de crecimiento tienen sus cotizaciones sometidas a alta variabilidad. Esa variabilidad se acentuará en periodos de mercados difíciles o en presentaciones de resultados.

A menudo habrá que esperar un periodo largo para que se cumpla la tesis inversora y es en ese largo plazo donde obtendrá altos múltiplos de su inversión.

La cartera de un inversor de crecimiento puede tener un 30% o 40% de su cartera en negativo, mientras que la otra parte de su cartera estará en positivo más que compensando las pérdidas.

¿Tiene sentido la inversión en crecimiento hoy?

Como vemos en los gráficos de más abajo, la inversión en crecimiento ha batido en los últimos años la inversión en valor, al menos en lo que respecta al índice MSCI World.

Pero en periodos más largos la inversión en valor ha batido la inversión en crecimiento, y nadie puede predecir lo que pasará en los próximos años.

Warren Buffett ha declarado que no existe una diferencia teórica entre los conceptos de valor y crecimiento (“El crecimiento y la inversión de valor se unen a la cadera”), ya que el crecimiento siempre es un componente en el cálculo del valor, constituyendo una variable cuya importancia puede variar de insignificante a enorme y cuyo impacto puede ser tanto negativo como positivo.

A menudo se dice que Buffett ha evolucionado algo su metodología de inversión bajo la influencia de su socio Charlie Munger, y fruto de ello se atribuye a esto el dicho de que “es mucho mejor comprar una compañía maravillosa a un precio justo que una compañía justa a un precio maravilloso”.

La realidad es que algunas empresas de crecimiento han tenido revalorizaciones espectaculares (por ejemplo, las FATANG, Facebook, Apple, Tesla, Amazon, Google) en los últimos años y algunos auguran que será imposible que lo sigan haciendo tan bien.

No es imprescindible poner un sesgo en nuestra inversión ya sea valor o crecimiento o cualquier otro, ya que una cartera bien diversificada sin ningún sesgo se comporta ya de por sí de una manera muy eficiente. El escoger un sesgo a nuestras inversiones puede tener mucho que ver con nuestra psicología financiera. En todo caso está claro mirando algunas las métricas de más abajo que son estrategias diferentes. Fijémonos por ejemplo como un inversor en crecimiento está dispuesto a pagar más por una empresa: el PER del MSCI Growth del 24,6 mucho más alto que el 16.3 del MSCI Value.

Si realmente queremos poner un sesgo determinado a nuestra inversión sea valor o crecimiento, no hace falta ser hoy un Fisher, Rowe o Lynch en potencia; puede ser mucho más sencillo. El mismo Buffett recomienda invertir con fondos indexados o ETFs: “comprar un fondo indexado de bajo costo es lo que tiene más sentido prácticamente todo el tiempo” recomienda el “oráculo de Omaha” para el inversor medio.

Igual que encontrar el valor justo de las cosas no es fácil, valorar una empresa aún lo es menos. Pero estamos de suerte, hoy en día hay ETFs que buscan el crecimiento automáticamente por nosotros. Ahora mismo puedes combinar una inversión eficiente con una cartera de ETFs con una estrategia de inversión de crecimiento. Si quieres una cartera diversificada con un sesgo en crecimiento (o valor), consulta aquí.

 

Cómo invertir 10.000 Euros

Cómo invertir 10.000 Euros, pero antes tu cuenta de ahorro o seguridad

Estudio inbestMe. Efectos reales del diferimiento fiscal.

La mayoría de los servicios tradicionales (y no tan tradicionales) de gestión patrimonial se basan…

Los tipos de interés no pintan nada

Las subidas de tipos al final no son tan determinantes.

Tags: