Los fondos de inversión están en pleno crecimiento. Y es normal, porque son una forma fantástica de invertir sin tener que preocuparte en exceso de estudiar los activos en los que vas a invertir pero, a la vez de beneficiarte de la experiencia de inversores expertos.

Hoy, te contamos qué debes saber antes de invertir en fondos de inversión.

Fondos de inversión: ¿Qué son?

Si te preguntas si invertir en fondos de inversión o acciones, la respuesta es bastante sencilla: los fondos de inversión son vehículos de inversión colectiva (generalmente, para invertir a largo plazo) que están manejados por una entidad gestora y que siguen un determinado criterio de inversión fijado de antemano.

En efecto, puedes entenderlo como un grupo de personas que dejan su dinero en manos de un experto o grupo de expertos para que estos le gestionen el dinero. Lo invertirán en aquellos activos que, según su criterio, consideran que va a generar el mejor rendimiento.

Los fondos de inversión tienen muchas otras particularidades, pero esta sería la definición básica. En los siguientes apartados, iremos aprendiendo más sobre sus características y particularidades.

¿Cómo funcionan los fondos de inversión?

Los fondos de inversión tienen un funcionamiento muy sencillo:

El fondo de inversión tiene un determinado, el valor liquidativo. Este valor es lo que vale una participación del fondo. Por ejemplo, si el valor liquidativo del fondo es 100 €, con 1000 € podrás comprar 10 participaciones.

A diferencia de lo que sucede con los ETFs, este valor liquidativo no varía constantemente, sino que se actualiza, únicamente, a final del día. Además, no tiene una relación directa con los activos que tiene el fondo bajo gestión.

Aclaremos esto último: El valor liquidativo se moverá hacia arriba o hacia abajo dependiendo de cómo se comporten las inversiones que componen el fondo, pero el precio en términos absolutos no depende de lo que componga el fondo, sino del precio original que se puso a las participaciones.

Por ejemplo, imagina dos fondos. Uno invierte en empresas por valor de 50 millones de euros y otro invierte en empresas por valor de 5.000 millones de euros. Ambos fondos pueden decidir que el precio inicial de sus participaciones es de 100 €. Si ambos fondos suben un 10%, el precio de la participación será de 110 €, independientemente de los activos bajo gestión.

Aclarado esto, tú, como inversor, tendrás que comprar participaciones en el fondo. Esto, a día de hoy, se puede hacer casi completamente de forma telemática (la suscripción inicial requiere cierto papeleo, pero las aportaciones posteriores son totalmente telemáticas).

Si el equipo gestor acierta en sus inversiones y sus activos se revalorizan, el valor liquidativo subirá, y tus participaciones valdrán más dinero. Y, al contrario, si sus activos pierden valor, el valor liquidativo bajará y tus participaciones perderán valor.

Y, cuando estés satisfecho con tu rentabilidad o necesites el dinero, podrás retirarlo teniendo en cuenta que, en este momento, será cuando tengas que pagar impuestos.

Otra opción, si no quieres seguir en ese fondo de inversión por la razón que sea, es traspasar el fondo. Esto implica llevarte el dinero que tienes invertido en el fondo a otro fondo de inversión (incluso de otra gestora), y, en este proceso, no tienes por qué pagar impuestos.

Guía de inversión Fondos Indexados

¿Cuáles son las diferencias entre fondo de inversión y plan de pensiones?

Una duda muy habitual de cualquier persona que empieza a interesarse por los fondos de inversión es… ¿Qué los diferencia de los planes de pensiones?

Esto se debe a que, en muchas ocasiones, las personas que se interesan por los fondos de inversión ya tienen un plan de pensiones, y no saben si les conviene continuar con él o empezar a invertir en un fondo de inversión.

Y aquí hay que decir que, a nivel técnico, las diferencias son mínimas. Los planes de pensiones funcionan de una forma muy similar a los fondos de inversión: Un grupo de personas invierten su dinero para que lo gestione otro grupo de personas.

Sin embargo, además de eso, hay tres grandes diferencias. Una que está desapareciendo y otras dos que permanecen. Se trata de la diferencia en rentabilidad y de la diferencia en la fiscalidad y rescate.

Diferencias de rentabilidad

En primer lugar, suele haber un desfase en la rentabilidad. Históricamente, los fondos de inversión han sido más rentables que los planes de pensiones. Esto se debía, principalmente, a que la cultura financiera del país ha estado bajo mínimos durante mucho tiempo.

Como la gente no tenía mucha idea de temas financieros, invertían en lo que les recomendaba el banco, y el banco recomendaba sus propios planes de pensiones, que tenían unas comisiones muy altas y unas rentabilidades más bien pobres.

Por otro lado, estaban los fondos de inversión, que eran utilizados por personas con más conocimientos financieros, y, por tanto, los gestores de fondos de inversión tenían más incentivos a hacerlo bien.

Por eso, históricamente, ha habido una discrepancia de rentabilidad en favor de los fondos de inversión. Sin embargo, como, actualmente, cada vez hay más cultura financiera, estas discrepancias se van reduciendo. En cualquier caso, hay que decir que no todos los planes de pensiones son menos rentables.

De hecho, muchos fondos de inversión independientes ofrecen, también, planes de pensiones con rentabilidades muy parecidas a las de sus fondos.

Diferencias fiscales

El tratamiento fiscal de los fondos de inversión y de los planes de pensiones también es diferente. De hecho, constituye una importante diferencia, y conviene tenerla muy presente.

La principal ventaja del plan de pensiones es que, si invertimos hasta 2000 € al año en él, ese dinero podremos descontárnoslo del IRPF. Es decir, a efectos fiscales, será como si no hubiésemos ganado ese dinero.

Esto no sucede con los fondos de inversión, aunque el dinero que tengamos dentro del fondo de inversión y las plusvalías que obtengamos, tampoco pagarán impuestos hasta que lo retiremos del fondo.

En este sentido, el plan de pensiones es ligeramente superior al fondo de inversión. Sin embargo, hay una tercera diferencia que hace más interesante al fondo de inversión.

Diferencias en el rescate

La última diferencia es cuándo puedes rescatar cada producto.

En el caso del plan de pensiones, solo puedes rescatarlo en caso de jubilación o de invalidez o enfermedad. Es un producto pensado para que tengas una pensión, como su nombre indica, y no se te permita retirar el dinero en otro momento.

El fondo de inversión, por su parte, se puede rescatar en cualquier momento. En este sentido, aporta mucha más seguridad, porque es un dinero que siempre tenemos ahí disponible (más allá de los vaivenes en su valor liquidativo).

Es por ello que los fondos de inversión son bastante más recomendables que los planes de pensiones.

¿Qué tipos de fondos de inversión existen?

En cuanto a los tipos de fondos de inversión que existen, debes entender que la categorización de este tipo de productos puede hacerse de muchas formas: Por tipo de activo, por área geográfica, por capitalización, por rating, por credibilidad de las instituciones en las que se invierte, por tendencia…

Por cada criterio que se te ocurra por el que se pueda invertir, existe un fondo de inversión. Así que no vamos a detenernos a explicarlos todos, sino que te vamos a indicar cuáles son los tipos de fondos de inversión más conocidos.

Además, ten en cuenta que algunos de estos fondos de inversión pueden solaparse. Por ejemplo, un fondo ISR puede ser tanto de gestión activa como de gestión pasiva. Aclarado esto, vamos a ver los tipos de fondos de inversión más habituales:

Fondos de inversión de gestión activa

En primer lugar, tenemos los fondos de inversión de gestión activa.

En este tipo de fondos, hay un equipo gestor que se dedica a elegir en qué empresas se invierte y cuándo se invierte. Es lo que se conoce como stock picking y market timing.

Obviamente, este trabajo se debe recompensar, por lo que los fondos de gestión activa tienen unas comisiones más altas que los fondos de gestión pasiva (de los que hablamos en el siguiente apartado).

Además, los fondos de gestión activa se van a los extremos de la rentabilidad: Normalmente, los fondos de gestión activa no superan a su índice de referencia. En cambio, los que sí lo superan, lo hacen con creces, logrando altas rentabilidades (en momentos puntuales, ya que no se mantiene a largo plazo).

Fondos de inversión indexados (o de gestión pasiva)

Invertir en fondos indexados es una gran idea, porque, en estos fondos, no hay un equipo gestor eligiendo activos, sino que se establecen unos criterios automatizados de compra y venta para replicar un índice o conjunto de índices.

Al ser una inversión automatizada, se pueden reducir enormemente las comisiones. A cambio, la rentabilidad que se puede obtener está limitada a la de los índices que se replican.

Sin embargo, aunque limitemos nuestra rentabilidad, es mucho más habitual alcanzar rentabilidades aceptables, porque, en general, los índices siempre van al alza y, si diversificas mínimamente, es difícil perder dinero durante varios años seguidos (cosa que no es infrecuente en la gestión activa).

Fondos ISR

Los fondos ISR son fondos de Inversión Socialmente Responsable, y, actualmente están en pleno crecimiento. Consisten en fondos que invierten en proyectos con un impacto positivo para la sociedad o el planeta, pero siempre manteniendo criterios de rentabilidad.

También es posible invertir en fondos indexados ISR, beneficiándote de las ventajas de los fondos indexados mientras cuidas el planeta y la sociedad (y consiguiendo una buena rentabilidad por el camino).

Si quieres invertir en fondos indexados socialmente responsables, nosotros tenemos algunas opciones disponibles. Te invitamos a echar un vistazo a nuestra cartera de Fondos Indexados ISR y a nuestra cartera de ETFs ISR.

Descargar guía de inversión socialmente responsable

Fondos de inversión garantizados

Los fondos de inversión garantizados son fondos en los que al menos una parte de la inversión está garantizada. De esta forma, el riesgo y la incertidumbre se reduce enormemente.

Por supuesto, esto hace que la rentabilidad disminuya bastante, pero, si tu prioridad es preservar tu capital, pueden ser una buena opción.

No obstante, este tipo de fondos de inversión se suelen tratar de forma diferenciada a los anteriores, por sus características muy especiales.

Carteras de fondos automatizados: Los fondos de inversión personalizados

Las carteras de fondos de gestión automatizada son lo más parecido que hay a las carteras de fondos personalizados.

Son carteras de fondos en los que, primeramente, se estudia el perfil del inversor y se le conforma una cartera adecuada para él en términos de riesgo y rentabilidad.

Después, se procede a realizar las inversiones de forma automatizada en fondos indexados o ETFs y, dependiendo del comportamiento de estos, se van haciendo rebalanceos automáticos, aumentando la posición en aquellos que más han bajado y reduciéndola en los que más han subido.

Con ello, se reduce el riesgo y se aumenta la rentabilidad, pero las comisiones se mantienen muy bajas porque todo sigue estando automatizado.

¿Para quién están pensados los fondos de inversión? ¿Me interesan?

Los fondos de inversión están pensados para personas que quieren invertir de una forma más avanzada (pero sencilla) que mediante las inversiones clásicas, pero que no quieren dedicar su tiempo a investigar por sí mismos cuáles son los activos concretos más recomendables.

Siendo así, es muy probable que, sí, te interese invertir en fondos de inversión. Conseguirás buenas rentabilidades con el único trabajo inicial de elegir el fondo en el que invertir.

Esto puede ser un poco difícil al principio, porque es tentador acudir a los fondos de inversión más rentables, pero, normalmente, los fondos más rentables que lo han hecho muy bien en los próximos años y, por simple regresión a la media, es probable que, en los años siguientes, no lo hagan tan bien.

Pero, claro, invertir en fondos que lo estén haciendo mal tampoco parece una opción muy inteligente, ¿no?

Es por ello que nosotros recomendamos acudir a los fondos indexados, que tienen rentabilidades medias bastante buenas y no tienen grandes altibajos.

No obstante, si tienes dudas al respecto, puedes echar un vistazo a nuestro artículo con consejos sobre fondos de inversión.

Los fondos de inversión de inbestMe

En inbestMe disponemos de varias carteras de fondos de inversión automatizadas para que puedas elegir la que mejor se ajuste a tus necesidades. Y, honestamente, este es el tipo de inversión que nosotros te recomendamos.

Así que te invitamos a echar un vistazo a nuestras carteras para que encuentres la que mejor se ajuste a tus necesidades. Puedes hacerlo aquí.

Como has podido ver, los fondos de inversión son una forma fantástica de invertir, pero teniendo en cuenta algunos consejos como los que te hemos dado en esta guía para aumentar tu conocimiento sobre ellos.

Si lo haces, lo más probable es que tus rendimientos serán realmente buenos en un tiempo récord. ¡Ya lo verás!

carteras de fondos indexados

Escriba un comentario