Conoce con estos ejemplos de inversiones de fondos indexados cómo hacerlo y cómo operan en un mercado con mucha oferta.

A la hora de invertir, los pequeños ahorradores suelen tener miedos comunes. El más habitual es el no saber cómo definir su cartera y da igual que lo hagan en el mercado secundario o en productos tradicionales. Vivimos en un momento financiero con tanta oferta de productos, que es complicado decidirse por unos u otros.

Dentro de los ejemplos de fondos indexados, uno de los mercados más atractivos del momento, la tesitura es similar. Sin embargo, cuenta con una ventaja que los convierte en favoritos: pueden replicar prácticamente cualquier índice o cesta de valores.

 

Define el perfil de riesgo al invertir en fondos indexados

Antes de ejecutar cualquier compra, debemos saber qué tipo de inversor somos: ¿conservadores? ¿propensos al riesgo? Es algo que debemos tener claro, ya que de una buena elección de la cartera se derivará que vivamos con tranquilidad o que la incertidumbre se adueñe de nosotros.

 

La fórmula de 110 – edad

Una de las mejores maneras de invertir es pensar en que, a medida que soplamos velas, nos vamos haciendo más conservadores. Tiene toda la lógica: cuanto más cerca estamos de nuestra jubilación, menos podemos permitirnos la volatilidad, ya que queda relativamente poco tiempo para que necesitemos rescatar nuestras inversiones. 

De ahí que un ejemplo de inversión en fondos indexados y una manera de equilibrar nuestra cartera sea la fórmula de 110 – edad. El número resultante será el porcentaje de nuestra inversión que deberíamos tener en renta variable. Por ejemplo, alguien con cuarenta años debería tener el 70% en renta variable, y un 30% en renta fija.

No obstante, existen otros tres factores que nos permiten balancear este porcentaje: nuestra aversión al riesgo –de la que ya hemos hablado en otras ocasiones-, el periodo de tiempo que queremos mantener la inversión, y nuestra estabilidad laboral.

Merece la pena profundizar con algunos ejemplos de inversiones con fondos indexados.

En función de este perfil definido, tenemos aquellos fondos que replican renta variable, y aquellos otros que lo hacen en la renta fija. 

En renta variable el proveedor de índices más importante es MSCI, entidad norteamericana con cincuenta años de experiencia y que cuenta con más de 3.300 trabajadores distribuidos a lo largo de todo el planeta. Tiene tres índices principales:

 · MSCI World, que replica la cotización de 1.600 empresas distribuidas a lo largo de 23 países desarrollados. Las empresas son de mediana y gran capitalización.

 · MSCI EAFE, que indexa empresas de Europa, Australasia y Lejano Oriente. Básicamente son todos los países incluidos en MSCI World exceptuando Estados Unidos y Canadá. Esta diferencia es importante dado que Norteamérica, por su evolución, suele tener porcentajes de crecimientos distintos al resto de países desarrollados.

 · MSCI Europa: en total, unas cuatrocientas empresas de hasta quince países del viejo continente. 

Además de los índices de MSCI, existe otro índice que es el que replica S&P500, que incluye las quinientas empresas más importantes de los Estados Unidos. 

En el caso de la renta fija, todas las opciones más importantes –de entidades del calibre de JP Morgan o Barclays- replican cestas de bonos de gobiernos internacionales. Por ejemplo, el JP Morgan GBI Global Traded lo hace a nivel mundial, mientras que el Barclays Euro-Aggregate Bonds lo hace a nivel europeo. 

Ahora que ya conoces algunos ejemplos de inversiones en fondos indexados, puedes empezar conociendo tu perfil de inversor. ¡Descubre la nueva manera de invertir sin complicaciones!

 

Tags: , ,