Invertir de manera segura es una de las máximas de la mayoría de los inversores más conservadores. Sin embargo, aunque la teoría es sencilla, ya que todo el mundo conoce cuáles son los productos con menor riesgo, lo cierto es que hay una serie de aspectos para empezar a invertir de forma segura.

¿Qué debes tener en cuenta antes de invertir de forma segura?

La teoría principal que debes tener en cuenta para invertir de manera segura es que la rentabilidad está relacionada de manera directa con el riesgo. Es decir, si optas por productos más conservadores, lo más probable es que obtengas menos rentabilidad. 

Sin embargo, en ocasiones, esta teoría se rompe, haciendo que la renta fija no proporcione resultados óptimos para el inversor conservador. Por eso, es importante considerar otros factores importantes para invertir de modo seguro.

Aprende a diversificar tus inversiones

La diversificación es uno de los elementos más importantes de cualquier inversión, incluso en aquellas que, a priori, se consideran más seguras. Gracias a la diversificación, es posible reducir el riesgo de la cartera, introduciendo diferentes tipos de activo, con distintos horizontes temporales, áreas geográficas, sectores o categorías.

De esta manera, incluso introduciendo renta variable, una cartera reduce su riesgo, hasta el punto de considerarse como una inversión segura. Esto es, precisamente, lo que intenta lograr los fondos de retorno absoluto: obtener una rentabilidad positiva con independencia de las condiciones del mercado.

No te quedes únicamente en inversiones seguras en tu país

La mayoría de los inversores se centran únicamente en los activos de su país, y pierden una importante oportunidad de rentabilizar más sus ahorros. En el caso de los depósitos a plazo fijo, por ejemplo, la rentabilidad de los depósitos apenas llega al 0,5%, según datos del Banco de España, mientras que, en el resto de Europa, pueden alcanzar rentabilidades superiores al 1%.

Lo mismo sucede con otras inversiones en renta fija. Además de que puedes acceder a un amplio abanico de activos diferentes, puedes diversificar tus inversiones para lograr la mejor combinación de rentabilidad-riesgo.

Descargar guía Aprender a invertir fácilmente

El plazo también es importante

Sin duda, uno de los aspectos fundamentales a la hora de invertir de manera segura, y al mismo tiempo uno de los que menos importancia se les da, es el horizonte temporal de la inversión. 

En el caso de la renta fija, la regla general es que, a mayor plazo, mayor es la rentabilidad exigida. No es lo mismo deber dinero en un plazo de 6 meses que a diez años. Evidentemente, si renuncias a la utilización de ese dinero por un plazo mayor, el deudor tendrá que compensarte más.

Eso sí, las inversiones a largo plazo son más ilíquidas, lo que implica que el capital no es tan sencillo de recuperar, al menos en el momento en el momento deseado, y sin asumir con ello una pérdida.

Las comisiones

Las comisiones son uno de los elementos más perjudiciales para cualquier inversor. No en vano, reducen la rentabilidad de una cartera, hasta el punto de llegar hasta rentabilidades negativas si son muy elevadas. Esto provoca que una cartera que a priori está compuesta por activos seguros acabe provocando una pérdida importante del capital inicial del inversor.

Por eso, es fundamental elegir aquellos productos con las comisiones más bajas posibles. A largo plazo, estos costes pueden marcar la diferencia entre un producto que garantiza tu capital y otro que, en realidad, puede acabar haciéndote perder dinero.

Los riesgos ocultos de los productos garantizados

Uno de los productos con mayor popularidad entre los inversores conservadores son los fondos garantizados. En esencia, este tipo de instrumentos garantizan el capital del ahorrador, utilizando para ello un seguro por el que los partícipes pagan una prima en función de su contribución al fondo.

Sin embargo, el nombre puede llevar a engaño, ya que no siempre garantizan la totalidad del patrimonio de sus partícipes. Además, acostumbran a tener unas comisiones más altas de lo habitual, sobre todo en caso de suscripción y reembolso antes de la fecha de vencimiento. Por esta razón, este tipo de productos deben ser estudiados de forma adecuada para evitar sorpresas.

Descargar 7 inversiones de rentabilidad a largo plazo

La inflación: el enemigo invisible

El objetivo de toda inversión es (o al menos debe ser) preservar su patrimonio, para lo cual es fundamental superar el nivel de inflación. Sin duda, es una meta ambiciosa, habida cuenta del nivel actual de subida generalizada de precios y de la pobre rentabilidad de los productos más conservadores.

Por eso, incluso aunque creas que estás invirtiendo de manera segura, lo cierto es que la inflación puede hacerte perder poder adquisitivo.

¿Dónde invertir de forma segura a través de inbestMe?

inbestMe ofrece una serie de productos de inversión que se ajusta al perfil de riesgo y los objetivos de rentabilidad de cualquier inversor. Aumenta tu rentabilidad con nuestros Fondos Indexados, Planes de Pensiones o ETFs con hasta un 85% menos en comisiones.

Descubrir plan de inversión

Escriba un comentario