Dónde invertir en el mundo: el mundo en ETFs

Los ETFs han proliferado en los últimos años ofreciendo múltiples opciones al inversor. En otras ocasiones ya hemos comentado  las grandes ventajas que estos nos ofrecen. La oferta de ETFs en el mundo es tan amplia que el inversor puede incluso sentirse un poco perdido. Pero al final es relativamente fácil clasificarlos por varios conceptos para tener una mejor perspectiva de lo que nos pueden ofrecer. Una de las opciones es la clasificación regional o por países. Con pocos ETFs es relativamente fácil invertir mejor,  ahora mismo es posible conseguir la máxima diversificación, invertir en el mundo, comprar todo el mundo.

Invertir mejor, invertir en el mundo. Los mejores y peores paises en el 2016.

Todo el mundo a tu alcance con ETFs

Es relativamente fácil conseguir exposición al mundo entero con ETFs. Obviamente la primera opción sería cubrir el mundo con un ETF «world» que «compra todo el mundo«. Por ejemplo en el screener justetf.com, si buscamos la palabra world nos aparecen 66 ETFs, con este enfoque, y encontraremos tanto ETFs de renta fija como de renta variable, aunque dominan estos últimos. Por ejemplo, nos aparecen alrededor de 10 ETFs de renta variable con la denominación «world», oscilando sus comisiones entre el 0.20% y el 0.55%. Si no tenemos problemas en contratar ETFs domiciliados en EEUU aún encontraremos muchas más opciones y con comisiones incluso más competitivas, ver por ejemplo ETFdb.com.

Otra opción sería subdividir el mundo entre países desarrollados y países emergentes. Esta segunda opción nos permitiría dar una ponderación diferente y variarla según creamos necesario. Esta estrategia es la que usamos en la TPCDE por simplificar.

Otra opción más extrema sería ir a buscar ETFs por países. Es tal la oferta que hay hoy en día que la mayoría de los países tienen su propio ETF. Aunque para abarcar el mundo esta opción no sería muy recomendable, puesto que nos obligaría a gestionar una larga lista de ellos.

Dónde invertir con ETFs : invertir en el mundo

Una de las fórmulas más típicas es subdividir el mundo en grandes regiones. Por ejemplo, una opción frecuente para dividir nuestra exposición mundial en renta variable sería:

  • Renta variable Europea
  • Renta variable América (aunque normalmente se opta por solo EEUU)
  • Renta variable Asia-Pacífico
  • Renta variable Emergentes

Solo nos quedaría asignar el peso deseado a cada región, y cambiarla periódicamente en función de la exposición deseada. Una opción es simplemente coger el peso de cada región en el mundo y ni tan siquiera preocuparse en cambiar, ya que esos pesos solo varían en largos periodos de tiempo.

Con una base como esta, después siempre podríamos añadir o reforzar una región que nos interese, sea porqué es dónde vivimos (aunque si solo es por eso puede ser poco aconsejable) o porqué queremos tener una sobreexposición a ella, temporal o permanente: esto tendría sentido si hemos identificado una potencial revalorización mayor en una área geográfica. Pero esto no es tan fácil ni necesario. Si no tenemos claro dónde invertir, ahora mismo, con la revolución de los ETFs, no hace falta perder mucho tiempo en ello: los ETFs nos permiten comprar el mercado y el mundo casi a zero coste.

La diversificación regional, además de la diversificación en clases de activos, es una de las claves para optimizar la distribución de activos en las carteras : es entre otras cosas lo que gestionamos y optimizamos para ti en todas nuestras carteras, tanto las Strategic como las Dynamic. Además en las Advanced podrás, escogiendo el pack región o país, adaptar aún más tu visión regional, pero siempre controlando tu nivel de riesgo y objetivos de rentabilidad deseados. Son múltiples las opciones de más personalización que te ofrecemos.

Descubre tu plan personalizado

Los comentarios están cerrados.