Por poco que nos guste envejecer, el tiempo hace mella y no transcurre en vano. Antes o después, a todos nos llegará el momento de jubilarnos. Afortunadamente, aún estamos a tiempo de diseñar el mejor plan de jubilación para nosotros mismos. ¿Te gustaría saber cómo?

Uno de los errores más habituales de muchos españoles es que sobrevaloran lo que podrán hacer en el futuro con su pensión pública. Nada ni nadie puede garantizarnos que en el futuro sigan existiendo las pensiones públicas tal y como hoy las conocemos. 

¿Y si el sistema se desmorona y las pensiones no son suficientes para mantener nuestra calidad de vida? Ante un futuro incierto y fuera de nuestro control, lo que mejor que podemos hacer es planificar nuestra jubilación. En este artículo te enseñaremos cómo conseguirlo.

Las 5 etapas del mejor plan de jubilación

Un buen plan de jubilación debe contar con estas cinco etapas:

1. Define tus objetivos de jubilación

No todo el mundo se plantea la jubilación de la misma forma. Hay quienes deciden retirarse a la casa del pueblo a vivir tranquilos, otros prefieren mudarse a la playa, hay quienes deciden disfrutar de retiro viajando por el mundo… Hay planes para todos los gustos.

Por eso, el primer paso para diseñar un buen plan de jubilación consiste en definir cuál es el estilo de vida que queremos tener cuando nos retiremos del mundo laboral. Una vez tengamos esto claro, podemos empezar a hacer números.

Nueva llamada a la acción

2. Fija un presupuesto para alcanzarlos

Con un objetivo bien definido en mente, debemos sacar la calculadora y hacer previsiones. En realidad, esta etapa se resume en responder con sinceridad a una sencilla pregunta: cuando nos jubilemos, ¿cuánto dinero vamos a necesitar para mantener el estilo de vida con el que soñamos?

3. Reduce tu exposición a las deudas

Sobre todo, cuando eres joven, debes hacer un esfuerzo extra por reducir tu exposición a las deudas. Piensa que cuanto menor sea la carga que llevas en la mochila, más fácil te resultará alcanzar tus objetivos financieros tras jubilarte.

En un escenario ideal, deberías llegar a la jubilación sin deudas de ningún tipo: ni tarjetas de crédito, ni préstamos personales, ni hipotecas. 

4. Empieza a ahorrar cuánto antes

Sin ahorro no hay paraíso. Como imaginas, este es el punto más importante y a la vez el más complicado de todos. Si quieres ahorrar un porcentaje de tu sueldo todos los meses debes aprender a vivir por debajo de tus posibilidades, con un estilo de vida sencillo y frugal. 

Créenos, no existen atajos ni fórmulas mágicas más allá del esfuerzo y del sacrificio. Cuánto antes empieces a ahorrar, más fácil te resultará acumular el capital necesario para mantener el estilo de vida que deseas en el futuro.

5. Invierte

Ahorrar, sin más, no va a ser suficiente, ya que la inflación hará que tu dinero cada vez valga menos. Necesitas invertir tus ahorros para que el interés compuesto se convierta en tu aliado y te ayude a alcanzar tus metas.

Por suerte, hoy en día existe un abanico enorme de productos financieros entre los que elegir. En nuestra opinión, deberías centrarte solo en aquellos que tengan bajas comisiones, sean rentables y se puedan adaptar a tus circunstancias financieras de cada momento. 

Esta amplia oferta, los fondos de inversión indexados, los ETFs y los planes de pensiones nos parecen los vehículos de inversión más interesantes para llegar con garantías a la jubilación.

En inbestMe podemos diseñar el mejor plan de jubilación y adaptado a tus objetivos y a tu situación financiera. ¿Cómo? Muy sencillo. Todo empieza por dar un pequeño paso: responder un breve test. Del resto, nos ocupamos nosotros.

Descubre tu plan personalizado

Escriba un comentario