Durante el mes anterior, junio, los bancos centrales dejaron claro que los inversores deberían esperar una ronda de estímulos monetarios con  programas de reducción de tipos de interés o de compra de activos, por lo que marcó las pautas de los mercados en julio.

Esto fue un contraste con las expectativas previas de ir hacia una «normalización» de las políticas monetarias después de las medidas excepcionales que siguieron a la gran crisis financiera. Como se puede observar en el gráfico a continuación que muestra el tamaño del balance de los principales bancos centrales, solo la Reserva Federal había comenzado algún tipo de reducción de activos acumulados después de la crisis.

invertir mercados julioPor lo tanto, durante el mes de julio estuvo marcado por una espera en saber más detalles relacionados con los planes de los bancos centrales. Los principales bancos centrales del mundo (Reserva Federal, Banco Central Europeo y Banco de Japón) celebraron una reunión durante los últimos días del mes de julio.

Como se esperaba, la reunión del BCE fue una preparación para las medidas que se darán a conocer en septiembre. El presidente Draghi enfatizó el hecho de que al BCE no le gusta lo que está viendo en relación a la inflación y que si la inflación se mantiene tan baja, están decididos a actuar ajustando políticas según corresponda.

Draghi también enfatizó en lo que llamó la simetría del mandato de inflación del 2%. ¿Qué significa esto? El único mandato del BCE es mantener la inflación en un nivel que se considere aceptable, que actualmente se establece en torno al 2%. Ahora estamos por debajo de ese nivel y los esfuerzos del BCE se concentran en levantar la inflación. Con el concepto de simetría, Draghi mencionó que el 2% no debería verse como un límite, pero que la inflación también podría superar ese nivel por un tiempo sin que esto se considere un fracaso del banco central en el cumplimiento de su mandato (ver el post de The ECB likes inflation now sobre los objetivos de inflación).

Draghi ni siquiera negó la posibilidad de que el BCE pudiera comprar nuevos tipos de activos. Justo antes de la reunión, un informe de Blackrock mencionaba incluso la posibilidad de que el  BCE decidiera comprar acciones en el futuro.

El presidente del BCE también hizo un claro  llamamiento para la implementación de una medida fiscal expansiva a aquellos países que pueden permitírselo de manera creíble (Alemania en particular). Está bastante claro que la política monetaria se está quedando sin municiones y la aplicación de políticas monetarias agresivas corre el riesgo de distorsionar los precios del mercado. Probablemente ahora sea el turno de los gobiernos para implementar medidas fiscales para estimular la economía.

Por otro lado el Banco de Japón  dejó su política sin cambios pero añadió que «no dudará en tomar medidas adicionales» si aumentan los riesgos de no alcanzar el objetivo de inflación.

Reserva Federal

La reunión más esperada fue sin duda la de la Reserva Federal, ya que las expectativas de una nueva serie de recortes de tipos de interés habían aumentado considerablemente en las últimas semanas. Algunos comentaristas ya pronosticaban un camino hacia tipos de interés cero para los próximos meses.

El gran desafío para el presidente de la FED, Powell, era no decepcionar a los mercados (que aman los tipos de interés más bajos como un estímulo para la economía), ni inflar demasiado las expectativas de los inversores de nuevos recortes; ya que el estado actual de la economía estadounidense que se mantiene fuerte, puede no necesitar una reducción drástica de los tipos de interés.

Al final, la FED decidió una reducción del 0.25% en los tipos de interés oficiales, pero lo más importante fue la dirección futura que dio Powell. El mensaje fue que la reducción de los tipos de interés no debe verse como el inicio de un ciclo de flexibilización extendido, sino como un pequeño ajuste de la política monetaria decidido a fin de prolongar el ciclo económico.

El razonamiento de la FED fue que esto debería parecerse más a lo que sucedió en los años noventa bajo Alan Greenspan cuando los tipos de interés se redujeron en un intento (exitoso) de prolongar la expansión.

También se aclaró que la FED cree que la economía de Estados Unidos está funcionando bien y que los riesgos provienen básicamente de la desaceleración del crecimiento mundial, las elevadas tensiones comerciales y la baja inflación. Por lo tanto, el recorte en los tipos de interés se hizo más como un seguro contra los riesgos provenientes principalmente del extranjero en lugar de respaldar los malos datos económicos. 

Aunque la economía se ha suavizado (especialmente en el sector de la vivienda y el gasto empresarial), ningún indicador indica una inminente recesión en los EE.UU. y el mercado laboral y de consumo siguen siendo sólidos.

La probabilidad de un nuevo recorte en los tipos de interés según lo estimado por los precios del mercado (línea roja en el gráfico siguiente) disminuyó después de la reunión, ya que los inversores revisaron la probabilidad de una reducción. 

invertir mercados julio

Fuente: Bloomberg

El dólar se fortaleció debido al hecho de que los tipos de interés probablemente no cayeron tanto como muchos anticiparon (las monedas tienden a apreciarse cuando los tipos de interés locales aumentan y viceversa).

Es público que la administración de Estados Unidos quiere un dólar más débil y esto probablemente será un tema de discusión en las próximas semanas. El presidente Trump ya se ha quejado de que la reducción de intereses decidida por la FED no fue suficiente.

La libra esterlina se vio sometida a una presión creciente a medida que aumentaban las posibilidades de una «salida sin acuerdo» tan pronto como Boris Johnson llegaba al poder. El primer ministro del Reino Unido dijo que no hablará con el líder de la UE a menos que acepten renegociar el acuerdo del Brexit de mayo. 

El aspecto principal aún abierto es el llamado «Backstop irlandés»  que es una cláusula que negociaron Londres y Bruselas para evitar una frontera física entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte, una de las cuatro naciones que constituyen el Reino Unido, que entraría en vigor en caso de que Reino Unido y la Unión Europea no lleguen a un acuerdo comercial durante el período de transición del Brexit.

Es difícil ver que parte de esto son tácticas de negociación, ya que un “no acuerdo” dañaría al Reino Unido pero también a Europa. El Reino Unido es uno de los principales socios comerciales de Alemania (el 7% de sus exportaciones) y no es difícil ver cómo un escenario sin acuerdo frenaría una economía europea ya débil aún más cerca de la recesión.

Por lo tanto, una salida sin acuerdo no es nuestro escenario central, pero debemos reconocer que los riesgos han aumentado últimamente. Supervisaremos el desarrollo y actuaremos en consecuencia en nuestras carteras en caso de una mayor probabilidad de un escenario sin acuerdo.

 

Rendimiento de las clases de activos en julio 2019

Tal y como se observa en nuestro post de Rentabilidades Carteras inbestMe julio 2019, todas las principales clases de activos que utilizamos en nuestras carteras tuvieron rentabilidades positivas durante el mes de julio. El rendimiento de Renta Variable de EEUU destaca (cuando se expresa en términos de euros) gracias a la apreciación del 2% del dólar frente al euro.

Se observaron más problemas para la renta variable europea por las preocupaciones relacionadas con el Brexit y la debilidad económica, especialmente durante la última parte del mes.

Los bonos tuvieron un buen rendimiento gracias a los  estímulos monetarios por parte de los bancos centrales y  también tuvieron una fuerte demanda en previsión de futuras compras por parte de los bancos centrales.

Todavía nos cuesta encontrar valor en los bonos en este momento, ya que ofrecen un rendimiento muy bajo con un nivel de riesgo muy alto. Esto es particularmente cierto para los bonos europeos, ya que la mayoría de los bonos gubernamentales cotizan a tipos de interés negativos (lo que significa que proporcionas fondos a un país y también debes pagar por esto).

Los bonos del Tesoro de los Estados Unidos pagan un interés positivo, pero un inversor europeo estaría expuesto al riesgo de cambio al comprar bonos en dólares (el riesgo de que el euro se aprecie frente al dólar).

Probablemente queda algo de valor en los bonos de los mercados emergentes que, por supuesto, conllevan un mayor riesgo en comparación con los países desarrollados, pero este riesgo aún se recompensa adecuadamente.

Evolución de las clases de activos en julio (en euros).
invertir mercados julio

Rentabilidades clases de activos Julio 2019 – Elaboración propia: datos Bloomberg

 

Tags: , ,