El segundo trimestre de 2021 continuó siendo favorable para los mercados financieros. La economía mostró signos de recuperación y la situación sanitaria mejoró. Los mercados siguieron favoreciendo a las clases de activos que obtienen buenos resultados cuando la economía se acelera, mientras que los activos llamados “seguros” registraron una rentabilidad peor.

El gran susto fue la inflación, ya que los datos apuntaban a una aceleración significativa de los precios, principalmente debido a los mayores costos de producción que la pandemia ha causado a través de la interrupción de las cadenas de suministro globales que ha provocado que los precios de las materias primas y los costos de transporte suban drásticamente. Todo esto coincide con la reapertura de las economías y, por tanto, con un aumento de la demanda que podría hacer subir los precios aún más.

¿Inflación más alta?

Esto empujó a los inversores hacia activos que pueden proporcionar una cobertura contra una inflación más alta, como acciones y materias primas, y hacia activos que tienden a perder en períodos inflacionarios, como los bonos.

La renta variable siguió subiendo, a pesar de las ya enormes ganancias desde los mínimos de marzo del 2020 (después de las excepcionales caídas relacionadas con la crisis de la COVID-19).

Un aumento de la inflación no perjudica a las acciones en un entorno que sigue siendo de baja inflación. Por supuesto, si el entorno se convierte en un escenario de alta inflación como los años 70 u 80 (lo que parece bastante improbable por ahora), los aumentos en la inflación dañarían los bonos y las acciones al mismo tiempo.

Las materias primas subieron ligeramente impulsadas por la demanda de una mayor producción de bienes durante la reapertura de las economías. Fue especialmente fuerte el aumento de los precios de los metales industriales y de las materias primas agrícolas. Junto con una mayor demanda, también fueron las compras especulativas las que contribuyeron a los aumentos de precios.

La dinámica de los metales preciosos no se trasladó al oro que no tuvo un buen desempeño durante estos primeros seis meses del año. De hecho, el oro tiene muy pocos usos industriales y probablemente todavía hay que amortiguar la excesiva euforia que se desató el verano pasado por su papel como cobertura de la inflación.

En cualquier caso, en un contexto en el que la inflación aumenta y los bonos del Estado han perdido la mayor parte de su atractivo por sus rendimientos muy bajos y una menor correlación negativa con las acciones, el oro sigue teniendo sentido en las carteras como herramienta de diversificación.

Bonos gubernamentales

Los bonos gubernamentales fueron los que más sufrieron mientras que los bonos con mejor desempeño fueron los de mayor riesgo, por lo que la reducción de los diferenciales de crédito compensó con creces el aumento de las tasas libres de riesgo.

El diferencial de crédito (“credit spread”) es el rendimiento adicional requerido por los inversores para compensar el riesgo adicional de comprar un bono corporativo en comparación con el de comprar un bono del gobierno, que se considera prácticamente libre de riesgo (para los países más sólidos).

Durante esta primera parte del año el rendimiento exigido a los bonos gubernamentales subió para compensar una mayor inflación esperada, pero los diferenciales de crédito cayeron porque se beneficiaron del apetito generalizado por activos riesgosos que redujo la percepción de riesgo de los bonos no gubernamentales.

La tendencia a rotar en activos que funcionan bien en períodos de inflación se conoce como «reflation trade». Este tipo de trading se ha convertido en la norma entre los inversores a partir del otoño de 2020.

Hay que decir que recientemente, después de que la FED anunciara que podría comenzar a normalizar sus políticas reduciendo los montos de bonos del Tesoro que compra cada mes, el «reflation trade” ha comenzado a perder algo de terreno, ya que un banco central un poco menos acomodaticio podría evitar que la inflación suba mucho más.

Rentabilidades de las clases de activos durante 2021

Si nos fijamos en el rendimiento desde principios de año, de todos modos, siguen siendo los índices de renta variable los que se han comportado mejor, mientras que los bonos siguen rezagados.

El rendimiento de las clases de activos en el siguiente gráfico se expresa en euros (ya que la mayoría de los clientes de inbestMe son inversores basados ​​en euros). El rendimiento de los activos estadounidenses se han beneficiado de una apreciación del dólar desde principios de año.

Guía de inversión Fondos Indexados

Evolución de las carteras durante el primer semestre del año 2021

Dada esta dinámica de comportamiento de las clases de activos, las carteras de bajo riesgo, que son básicamente todas de renta fija, sufrieron durante la primera parte del año, mientras que las carteras que tienen una mayor asignación a renta variable se comportaron muy bien.

En el siguiente gráfico mostramos la evolución de nuestras carteras más estratégicas en EUR tanto para las carteras de ETFs como para las carteras de Fondos Indexados.

Como se puede observar, la rentabilidad media de las carteras se situó respectivamente en el 5,1% y el 6,3%, claramente por encima de la rentabilidad media del 4,3% de la media ponderada de los fondos de inversión en España (según estadística de inverco).

Si analizamos las diferentes líneas de carteras que ofrecemos, la primera consideración que podemos hacer es que todas ellas superan la media de los fondos de inversión españoles. 

Durante el primer semestre del 2021 destaca el desempeño de las carteras de planes de pensiones seguido de las recientemente renovadas carteras ISR y también destacan las carteras con sesgo en valor.

El factor valor (“value”) viene de un largo período en el que los inversores favorecieron el estilo de empresas de crecimiento (“growth”) y donde han destacado las acciones tecnológicas.  Las acciones value tienden a comportarse mejor en un entorno de reapertura y recuperación económica.

Siguen destacando también nuestras carteras de planes de pensiones en el 2021 siguiendo el buen comportamiento, tal como ya vimos cuando hicieron un año de su lanzamiento.

Evolución de las carteras desde su inicio (enero 2015-junio 2021)

Desde inbestMe estimulamos la inversión para el largo plazo. Es por ello que preferimos focalizar la atención en esos plazos donde creemos que el inversor encontrará realmente el valor en su inversión.

Nuestras carteras son un buen ejemplo. Desde su creación (enero de 2015), han tenido una rentabilidad acumulada media del 39,9 y el 41,40% respectivamente. Nuestras carteras han rendido casi unos 28 puntos porcentuales más y muy por encima de la media de los fondos de inversión españoles cuya rentabilidad se ha situado en este periodo en el 12,8%.

En el gráfico siguiente podemos observar los mismos datos expresados en formato de TAEs (Tasa Anualizada Equivalente) 

Las TAEs de nuestras carteras desde su inicio oscilan entre el 0,8% (Perfil 0) al 9% (perfil 10) y están prácticamente en línea con la esperada en los perfiles bajos. La TAE media de nuestras carteras es del 5,2% para las carteras de ETFs y del 5,3% para los fondos indexados esto son 3,4 puntos porcentuales y muy por encima de la TAE media ponderada de los fondos de inversión en España que han obtenido un 1,9% en este periodo. 

El perfil del cliente medio de inbestMe es un perfil 7 que obtiene una TAE en torno al 7% o sea 5,1 puntos porcentuales más que la media ponderada de los fondos de inversión en España.

Evolución comparativo de todas nuestras carteras desde su inicio (enero 2015-junio 2021)

En el siguiente gráfico vemos la TAE media desde inicios comparada de todas nuestras carteras¹ ordenadas de derecha a izquierda de menor a mayor rentabilidad.

En primer lugar destacar que todas han tenido un excelente comportamiento y que superan entre 2,4 puntos básicos y 4,9 puntos básicos la estadística de inverco.

Más allá de esto, seguimos observando que las carteras en Dólares destacan al compararlas con sus homogéneas en Euros. La cartera de ETFs $ tiene una TAE del 6,8% (sería la mejor) superando en algo más de 1 punto porcentual sus homólogas en Euros (5,6% en ETFs y 5,7% en fondos indexados). También la cartera ETFs Dynamic $ supera en 1,5 puntos porcentuales su homóloga en Euros que sería la que ha obtenido la rentabilidad más moderada (4,3%).

Es destacable que las carteras ISR superan (en 0,6 puntos porcentuales en ETFs) o igualan las carteras no ISR correspondientes, reforzando lo que hemos ido reportando de que se puede invertir de forma sostenible e indexada obteniendo muy buenas rentabilidades.

Las carteras de planes de pensiones también quedan muy bien situadas en segundo lugar con una TAE del 6,4%. Ver análisis más detallado sobre nuestras carteras de planes de pensiones aquí.

Aunque las carteras value han recuperado más de un 2% al cierre del primer semestre del 2021, seguimos viendo en la parte izquierda del gráfico que estas están aún rezagadas de las demás quedando 0,7 puntos porcentuales por debajo de las carteras estratégicas. El factor value aún debería recuperarse en los próximos meses o años para recuperar el gap histórico que se ha producido con el growth.

Comparación detallado del comportamiento de nuestras carteras vs las diferentes categorías de los fondos de inversión 

En el gráfico siguiente vemos una comparación de todos los perfiles de nuestras carteras comparadas a las diferentes categorías de las estadísticas de Inverco de los fondos de inversión en España.

En este caso incluimos además de la TAE promedio de todos los perfiles² (5,2% a la derecha del gráfico) que vimos más arriba, la comparación con las diferentes categorías comparables de inverco. Nuestros clientes con cuentas standard (excluyen cuentas advanced) se sitúan en el 6,7%, es decir, 5 puntos porcentuales más que el promedio ponderado de inverco del 1,7%.

Aun así vemos en este gráfico como este mejor comportamiento es generalizado y se reproduce en cada categoría. Como se observa, las diferencias más grandes en puntos porcentuales se producen en los perfiles del 4 al 8, aunque las diferencias relativas son más altas en los perfiles más bajos:

  • Nuestros perfiles 0 (TAE 0,8%) y 1 (TAE 1,9%) superan en 0,6 o 1,7, en puntos porcentuales (en promedio 13 veces más) la categoría de RF Mixta Euro que obtiene una TAE del 0,2%.
  • Los perfiles 2 (TAE 3,1%) y 3 (TAE 3,8%) superan en 2,7 o 3,4 puntos porcentuales (en promedio 17 veces más la mayor en términos relativos) la categoría de RF Mixta Internacional que obtiene una TAE del 0,4%.
  • Nuestros perfiles 4 (TAE 4,6%), 5 (TAE 5,4%), 6 (TAE 6,4%), 7 (TAE 6,9%) y 8 (TAE 7,6%)  superan entre 3,3 hasta 6,3 puntos porcentuales (en promedio 4,8 veces más) la categoría de RV Mixta Internacional que obtiene una TAE del 1,3%. Es en este tramo donde se concentran la mayoría de nuestros clientes y donde las diferencias en puntos porcentuales son las mayores.
  • Los perfiles 9 (TAE 8,2%) y 10 (TAE 8,7%) superan en 0,8 o 1,3 puntos porcentuales (en promedio 1,2 veces más) la categoría de RV Internacional que obtiene una TAE del 7,4%.

La TAE ponderada de nuestros clientes se sitúa (perfil 7) en el 6,9%, es decir, 5 puntos porcentuales más que el promedio ponderado de inverco del 1,9%. Esta diferencia se debe por un lado a la eficiencia de nuestras carteras pero seguro también a un perfilado diferente del cliente por parte de los servicios tradicionales.

En el cuadro siguiente hacemos la misma comparación³ con nuestras carteras ISR y observamos que la situación es similar o incluso mejor para esta temática. El promedio de nuestras carteras ISR alcanza el 5,9%, o sea 4 puntos porcentuales más que inverco.

Descubrir plan de inversión


¹ Para esta comparación se toman los perfiles del 1 al 10, ya que el perfil 0 solo existe para las carteras estratégicas (estándar) sea de ETFs, de FI o de planes de pensiones. Recordemos por otro lado que el inicio real de cada cartera no ha sido el mismo y que para todas ellas existe un periodo más o menos largo, según el caso, de backtest desde el 2015. Nos parece que el ofrecer un periodo histórico lo más largo posible muestra mejor el comportamiento esperado, ya que contempla más periodos con situaciones de mercado diferentes.

² Para hacer esta comparación hemos promediado las carteras inbestMe estándar de ETFs y las de fondos indexados en Euro.

³ Para hacer esta comparación hemos promediado las carteras inbestMe ISR de ETFs y las carteras de Fondos Indexados ISR.

Escriba un comentario