Hoy entrevistamos a Ismael De La Cruz, consultor financiero y escritor en varios periódicos sobre los mercados y economía. Autor de su web ismaeldelacruz.es y apasionado del derecho y la economía. A través de su web, redacta contenidos muy interesantes sobre el sector y de modo abierto para todo los apasionados de la inversión.

Conoce mejor a Ismael De La Cruz a través de esta entrevista donde descubrirás más sobre sus orígenes, opiniones y consejos. 

¿Recuerdas haber roto tu primera hucha de pequeño? ¿Cuánto dinero ahorraste?

La verdad es que nunca he tenido huchas. Recuerdo que con diez años me regalaron una pequeña caja fuerte con una llavecita, me hizo mucha ilusión. Comencé con un gran deseo de ahorrar todo el dinero que pudiese con vista a comprar cromos de álbumes que me gustasen, canicas americanas para jugar con los amigos a la salida del colegio, alquilar alguna película en el videoclub los fines de semana, etc.

Pero las cosas no salieron como había planeado, llegó un momento que dinero que cazaba, dinero que gastaba, con lo que la pequeña caja fuerte quedo relegada a mero objeto de decoración en una de las estanterías de mi habitación.

¿Por qué empezaste en el sector financiero?

Tras la formación universitaria era el momento de escoger la ruta profesional a seguir. Mis dos pasiones eran el Derecho y la economía. Tras mucho meditarlo, aunque mi rama era la jurídica, me decanté por los mercados financieros, corría el año 2.000.

Una cosa que me motivaba bastante era que se trataba de un sector abierto, en el sentido de que siempre tienes que estar leyendo y estudiando porque nunca dejas de aprender, y también que cada día es un mundo, cada día es diferente al anterior, con lo que es imposible caer en la rutina.

¿Qué es lo que más y menos te gusta del sector financiero?

Una cosa muy favorable es que tiene diferentes salidas y perfiles, todas ellas diferentes con su propia idiosincrasia. Por ejemplo, podemos hablar de gestores de capitales, analistas financieros o bursátiles, consultores financieros, periodistas financieros, etc.

En cambio, lo que no me gusta es que es un sector que no está muy reglado y el intrusismo está a la orden del día. Por ejemplo, hoy cualquier persona puede hacer un blog muy profesional por poco dinero y a ello le añade que lleva 20 años en los mercados con buenas rentabilidades y demás. Esto provoca que es muy difícil saber si estamos ante un buen profesional o no, por lo que termina afectando a los que sí son profesionales.

Tienes una categoría en tu web sobre Cultura Financiera y en ella hay muchos artículos interesantes donde das consejos a los inversores. ¿Qué consejo principal le darías a alguien que empieza a invertir?

Lo primero de todo es formarse. Pueden leer libros, blogs y páginas webs, dar algunos cursos, hablar con otros traders. Siempre digo que lo que se aprenda en esta fase no es lo que conformará la base de nuestro sistema o metodología de trading, su utilidad radicará en que nos servirá para hacer una limpieza de todo aquello que no usaremos.

Escojan los mercados para trabajar en función del capital que tengan y del perfil de riesgo. Un inversor conservador en futuros hará Eurostoxx y S&P500 y no haría Dax. La idea es que si salta el stop loss la pérdida no suponga más del 1-2% del capital total que se tiene dentro del broker.

Una vez que han adquirido una base, es el momento de escoger un broker especializado y comenzar a practicar con una demo. La finalidad de la demo ha de girar única y exclusivamente en una dirección: familiarizarse con la plataforma del broker, saber abrir y cerrar una posición, colocar los stops y las órdenes, modificarlas y cancelarlas. Jamás se dejen guiar por el balance de la cuenta demo, ya que todo el mundo gana en ficticio al no entrar en juego el aspecto psicológico. La duración de esta fase suele ser de meses (ya el número depende de cada caso en particular)

Eviten fundamentos abstractos, subjetivos y complejos de entender. Simplifique, no busque el Santo Grial porque no existe, de manera que intente utilizar estrategias sencillas de entender y de aplicar, que cuando genere una señal no tenga que ser interpretada, que sea muy claro y limpio todo.

El capital es la herramienta en este trabajo. Sin capital se acabó el juego, game over. Protejan ante todas las cosas su capital y seguirán teniendo oportunidad de aprender a operar con éxito.

Los stops loss o stops de pérdidas siempre se colocan, nunca han de ser mentales. Nada más lanzar la orden de entrada han de lanzar el stop. De esta manera estarán cubierto ante eventualidades externas (se va la luz, se va internet, falla el ordenador) e internas (se les olvida que están dentro del mercado, sucede algo y el precio se nos gira bruscamente en contra). No se vuelvan ludópata, esto es un trabajo, una profesión, no un juego. Si sobreoperan, el único que ganará dinero y estará muy feliz será su broker.

Después de escribir tantos artículos, ¿tienes algún artículo favorito o que le tengas mucho cariño?

Tengo dos artículos, ambos los escribí en el 2016 pero son eternos, da igual cuándo se lean porque el mensaje siempre perdura. No son artículos analizando economías o mercados financieros, trascienden mucho más más allá.

Uno es la bonita historia del bambú japonés y otro es la historia del pescador costero y el ejecutivo de Wall Street.

Estoy seguro de que, como buen escritor, has leído mucho. ¿tienes algún libro favorito qué recomendarías a otros inversores?

Pues recomendaría uno que sencillamente me encanta: La educación de un inversor en valor, de Guy Spier. No se deje engañar por el título, porque el libro merece la pena y mucho, es una debilidad personal, me siento identificado en muchas cosas y me producía un gran placer cada noche cuando eran las 22:00 y podía disfrutar de una lectura fantástica.

Como un buen profesional del mundo de la inversión ¿Qué le dirías a alguien que está asustado cuando caen los mercados? ¿Cómo reaccionas tú?

Para empezar, decir que a nadie le gusta, obviamente, que el mercado vaya en la dirección contraria de nuestra operación. Pero forma parte del “juego” y hay que saber “jugar” con esas reglas.

Siempre pongo el ejemplo que decía Rolling Stones, que llevan toda la vida en los escenarios y comentan que, tras media vida de conciertos, siguen teniendo nervios y mariposas en el estómago antes de empezar cada evento. Pues aquí es lo mismo, se trata de saber trabajar siendo consciente de que el miedo o temor forma parte de ello y hay que utilizarlos a nuestro favor.

¿Cómo? Pues con la gestión del riesgo. A la hora de calibrar cómo gestionar un riesgo es necesario adaptarse al capital que se posee. Si se cuenta con un amplio colchón es más “sencillo” afrontar un riesgo, ya que en el caso de que finalmente se materialice no nos habrá dejado con una mano delante y otra detrás. En cambio, sin ese colchón, estaríamos más bien ante un acto de valor con poco raciocinio. Por tanto, primera idea clara es que para poder operar con cierta tranquilidad se requiere un cierto capital.

La segunda cuestión es el stop loss. Hay que verlo como un seguro. Mire, a nadie le gusta tener que pagar el seguro del coche y el seguro de la casa, pero qué tranquilidad nos da saber que si pasa algo no tendremos que pagar nada. Pues operando es lo mismo, poner el stop loss da la tranquilidad de que en el peor de los casos sabemos qué es lo máximo que perderemos (además esa cantidad elegida por nosotros mismos).

Estoy seguro de que recibes la misma pregunta de mucha gente: cuál es el mejor momento para invertir. ¿Qué les respondes?

Para un horizonte de medio y largo plazo el horario importa poco. En cambio, para intradía y para swing trading sí importa.

Índices bursátiles: de 8:00 a 11-12:00 hora española es una franja horaria muy buena para operar en índices. A partir de las 11-12:00 los mercados, no siempre, suelen quedarse parados a la espera de la llegada al mediodía de los datos macroeconómicos de Estados Unidos. La segunda fase interesante (exceptuando los datos americanos de las 14:30, 16:00, 16:30) es a partir de las 15:30 con la apertura de Wall Street y hasta las 17:30 más o menos.

Cuestiones a tener en cuenta: Los mercados europeos, por la mañana (antes de que abra Wall Street a las 15:30), tienen su propia personalidad, incluso les da igual lo que hagan los futuros del S&P500, Dow Jones, Nasdaq. Si un índice europeo llega a un soporte, a una resistencia, a un nivel Fibonacci, a alguna media móvil fuerte, por regla general rebotará y permitirá aprovechar ese rebote (y si alguna vez no lo hace, no pasa nada, para eso está el stop loss de protección). En cambio, a partir de las 15;30, con Wall Street abierto, Europa pierde parte de su personalidad, toma como referencia a los norteamericanos.

Y esto tiene su importancia, porque si un índice europeo, por ejemplo el Dax, llega a un soporte y esperamos que rebote al alza, si resulta que el S&P500 o el Dow Jones no tiene también un soporte ahí, no tienen por qué rebotar, con lo que pueden seguir cayendo, de manera que el Dax tiene el riesgo de que siga al americano y no rebote en su soporte.

Divisas: es importante conocer las diferentes fases que presentan dichos mercados, quiénes intervienen, qué horarios son los que más se mueven las divisas, que pares son los idóneos para operar y trabajar en cada momento.

Sesión asiática: básicamente el peso lo lleva Tokio, Hong Kong y Singapur. Es una fase en la que por regla general no suele haber muchos movimientos en las divisas. Los mercados más idóneos en este periodo son Gbp/Jpy, Usd/Jpy, Gbp/Chf, Eur/Jpy (se mueve poco).

Sesión europea: es la fase de mayor volatilidad y por lo tanto de mayores movimientos en líneas generales en las divisas (sobre todo en Gbp/Jpy y Gbp/ Chf). Esto es debido a que las manos fuertes necesitan convertir sus activos europeos en otros activos denominados en dólares. Los mercados ideales para trabajar son Gbp/Jpy, Gbp/Chf, Eur/Usd, Gbp/Usd, Aud/Usd, Usd/Cad y Usd/Chf.

Sesión norteamericana: es la fase de mayor movimiento en las divisas, entre otras razones porque aún hay inversores europeos operando. Sesión Europa- USA: tiene volatilidad interesante cuando se superponen estas dos fases, cuando se solapan. Los mercados ideales en esta fase son Eur/ Usd, Gbp/Usd, Usd/Chf, Gbp/Jpy y Gbp/Chf. En este periodo es interesante fijarse en el yen, el euro y el franco suizo, ya que los inversores extranjeros tienen que convertir estas divisas en activos denominados en dólares para realizar sus operaciones.

Conoces muchos vehículos de inversión y has escrito varios artículos hablando sobre ETFs y Fondos Indexados, ¿qué piensas sobre estos vehículos?

El vehículo que más me gusta son los fondos de inversión, y aquí me gustaría hacer un inciso sobre los fondos indexados, un método basado en la premisa de que la tendencia del mercado a largo plazo es alcista. Consiste en comprar y mantener una serie de acciones muy diversificadas que imiten intencionadamente el comportamiento de un índice bursátil.

Si hay que escoger, dentro de los fondos de inversión, entre gestión activa o gestión pasiva, la respuesta general e idónea dirigida a la mayoría de inversores sería la gestión pasiva, entre otras razones porque tiene menores costes económicos y porque muy pocos gestores/inversores son capaces de obtener mejores resultados que el mercado (el índice de referencia escogido).

Por tanto, es el método ideal para aquellos inversores que quieren participar en el mercado con un horizonte temporal a largo plazo, no quieren asumir mucho coste económico, no quieren o no pueden disponer de mucho tiempo para analizar y buscar mercados donde invertir, no tienen los conocimientos y experiencia suficiente para ello.

Durante los próximos años, ¿piensas que la forma de invertir cambiará en el futuro?

En líneas generales no, pero el papel de algunas redes sociales, como Twitter, los periódicos digitales económicos y las webs especializadas en información económica, tendrán un papel más relevante ofreciendo en tiempo real toda la información, hecho que implicará que los inversores estarán mucho mejor informados de cuanto acontece en el mundo y cómo puede repercutir en los mercados, por lo que quien no asuma este nuevo rol estará en desventaja.

Escriba un comentario