Antes de lanzarse a invertir …..

A pesar de que no estemos dotados para la economía ni las finanzas, en este mundo cada vez complejo, estamos obligados a tener un mínimo control de nuestras finanzas, sobretodo después de haber vivido, cómo, muchos actores de los servicios financieros tradicionales se lanzaban a hacer apuestas peligrosas.

Es también un hecho que cada vez podemos confiar menos en los sistemas de pensiones públicos, debido a la obsolescencia de la humanidad y a la situación compleja de las finanzas de los estados.

Por todas estas circunstancias y ante la falta de alternativa para nuestros ahorros debido a las políticas monetarias expansivas es pues pertinente considerar si es conveniente hacer un paso adelante e invertir parte de nuestros ahorros.

Antes de hacer ese paso, es conveniente saber al menos 5 cosas.

1) Los expertos se equivocan

Si lees prensa económica y miras programas en televisión de información económica o de los mercados financieros, verás a menudo expertos que hacen sus predicciones, y nos anticipan  hacia dónde va el mercado o la economía.

La realidad es que nadie después tiene la paciencia de analizar todas esas opiniones y volver un tiempo más tarde  para comparar y evaluar esas predicciones con la realidad. Hay estudios que demuestran que un 70% de las predicciones de los expertos son erróneas. Además las grandes crisis nadie o casi nadie las prevé.

2) Estamos programados para equivocarnos

Es un hecho, que el inversor medio actúa más en base a sus sensaciones, que con datos reales . A menudo tenemos «sensaciones positivas» sobre los mercados o sobre cierta compañía, que unos días más tarde o semanas más tarde se convierten en sensaciones negativas, por una simple corrección de mercado, mientras la compañía en cuestión no ha cambiado sus expectativas. Esto nos lleva a menudo al peor de los pecados,  comprar caro y vender barato siguiendo un ciclo repetitivo de oportunidad y miedo. Es además, un hecho probado, que estamos condicionados por nuestra naturaleza, por nuestra aversión al miedo a perder, que nos hace tomar decisiones irracionales y que no nos deja ganar.

3) Pocos inversores baten el mercado:

Es un hecho que los vehículos más extendidos de inversión, los fondos de inversión, no son, en general, eficientes en conseguir dotar a los inversores que los contratan, de una rentabilidad razonable acorde al riesgo que corren. Hay múltiples estudios tanto en el ámbito internacional como en ámbitos más cercanos, que demuestran que la mayoría de los fondos de inversión no son capaces de ni tan siquiera replicar el rendimiento del índice que persiguen.

Ya hemos visto que al inversor particular no le va mucho mejor que al inversor profesional. El particular, normalmente sin la disciplina necesaria y dejándose llevar por sus emociones, no deja madurar sus propias apuestas y vende sus inversiones ganadoras mientras mantiene las perdedoras.

4) El inversor medio no está preparado para invertir en acciones.

La gran mayoría de inversores particulares, hacen trading hasta cuando invierten a través de fondos de inversión. Es decir no le dejan ni al propio gestor profesional un mínimo tiempo para que su estrategia de inversión fructifique. Esa misma impaciencia se incrementa mucho más cuando este invierte en compañías, y es cuando la falta de control de sus emociones le hace ver oportunidades dónde no las hay o burbujas cuando un valor se dispara. Y es un hecho que hay una ley que se cumple irremediablemente en el mundo de la inversión: los retornos se reducen a la vez que el trading se incrementa. La inversión en empresas con altas ventajas competitivas es una muy buena opción a largo plazo. Pero a menudo requiere mucha paciencia.  En general el  inversor medio no está preparado para tener la disciplina necesaria para dar tiempo a que la teoría inversora que justifica invertir en una empresa en particular, fructifique. Una estrategia de inversión, a menudo se cumple a lo largo del tiempo, pero el inversor medio espera que fructifique tan pronto él entra en el valor. A menudo se olvida que la renta variable es tan rentable en el largo plazo, porqué en el corto es arriesgada y volátil.

5) La sencillez, y el tiempo son nuestros mejores aliados.

Después de leer lo anterior, parecería que no hay esperanza para el inversor individual. Pero no hay nada más lejos de la realidad. La inversión puede ser una actividad muy lucrativa. Muy a menudo depende  de entender que hay  dos factores que nos dan una ventaja. El primero es nuestro horizonte temporal. Cuando más largo sea este más jugamos con las cartas marcadas y a nuestro favor. Uno de los mejores inversores del mundo no se cansa de repetir: «cuando somos dueños de parte de excelentes compañías con excelentes directivos, nuestro horizonte de inversión es para siempre».

El segundo es la sencillez. Sino estamos preparados para analizar compañías y no tenemos  paciencia para mirar sus estados financieros y sus informes para seleccionarlas, la mejor estrategia de inversión es crear una cartera diversificada y eficiente con activos de bajo coste: esta es una gran solución para crear un plan de inversión de éxito. La puedes crear tú mismo o alternativamente invertir con nosotros.

[starbox]

Los mayores Robo Advisors de ETFs en Europa

Los servicios financieros en general están siendo continuamente reinventados por el sector Fintech, sector que nace con la voluntad de digitalizar y mejorar el sector financiero tradicional. Dentro del sector Fintech cada vez más, en el área de la gestión patrimonial han aparecido nuevos actores: hemos tendido a denominarlos gestores de carteras automatizados de inversión

El miedo a perder no nos deja ganar

«Cortar las pérdidas y dejar correr los beneficios»

Los riesgos de seguir a los grandes

Puede requerir mucha paciencia

Los comentarios están cerrados.