Si no has estado perdido en una isla durante este año seguro que te habrá llegado que algo llamado Bitcoin se ha revalorizado un 1.500% en lo que llevamos de años. Incluso para los que sabemos de finanzas y matemáticas nos cuesta interpretar lo que este 1.500% significa.

Pues bien, significa multiplicar nuestro capital invertido a principios de año por 16, es decir 1.000€ se habrían convertido en 16.000€, o 10.000€ en 160.000€ y así sucesivamente (no vale añadir más ceros ya que dudamos que te hubieras atrevido).

Es probable que, leyendo esto, estés a punto de subirte a la ola por aquello de “hacer un pelotazo”. Pero antes de que te pegues un “gran porrazo” revisemos de qué va todo esto y veamos si realmente invertir en Bitcoin, Blockchain o criptomonedas es una inversión inteligente.

 

Gráfico de la revalorización exponencial del Bitcoin. En el momento de escribir este post el Bitcoin superaba los 19.000 $

 

¿Qué son el Bitcoin, el Blockchain y las criptomonedas?

Una criptomoneda es, en resumen y evitando al máximo la jerga técnica, una moneda digital que no está respaldada por ninguna nación o supra nación y que existe en una red de ordenadores interconectados. La característica principal es que está basada en un libro abierto de transacciones encriptadas que no pueden ser alteradas (al menos en teoría) y que no necesita de intermediarios (también en teoría). La tecnología sobre la que se apoya el Bitcoin se denomina Blockchain y fue creada por el inventor del Bitcoin (anónimo que en teoría se llama Satoshi Nakamoto) que es la criptomoneda más popular. Ahora, por un lado, hay más de 300 criptomonedas (ver aquí una lista) y por otro, otras tantas aplicaciones basadas en Blockchain. Si quieres leer una explicación del Bitcoin, hecha con manzanas, te recomendamos leer este post.

Según esta imagen se habrían captado más de 6.000 Millones de $ en ICOs. Puedes ver la versión interactiva aquí.

¿Qué implica invertir en Bitcoin o criptomonedas?

La inversión en criptomonedas es eminentemente especulativa y por tanto arriesgada. Para algunos la falta de regulación y el hecho que ningún banco o institución financiera intervenga en el proceso (en la práctica esto no es tanto así) es precisamente su atractivo. Pero esto implica que al no estar respaldadas por ninguna nación ningún ente público o regulador intervendrá en caso de fallida o alta pérdida de valor.

¿Y cuál es el valor de una criptomoneda o Bitcoin? Algunos lo comparan al oro. Pero el oro tiene un valor intrínseco que no tiene el Bitcoin ni ninguna criptomoneda. En comparación a una acción o bonos o incluso activos inmobiliarios el Bitcoin no genera (tampoco el oro, por cierto) rentas ni dividendos ni acumulación de valor.

Por lo tanto, cuando invertimos en Bitcoin o criptomonedas estaremos apostando únicamente en su futura apreciación; en definitiva: que alguien nos pague más por un token (unidad de criptomoneda) con el paso del tiempo.

Otro posible valor es asumir que es, o será, un método de pago ágil y sin intermediarios, esto si acaso será más bien de futuro. Para el día a día, de momento son pocas cosas las que se pueden comprar con criptomonedas. Nos preguntamos quién se atrevería ahora mismo a fijar sus precios en Bitcoin; tendría que estar cada segundo modificando el precio (debido a sus altísimas fluctuaciones). Esto probablemente no pasará hasta que el precio se estabilice y por tanto pierda su valor especulativo. ¿Qué nos queda pues en realidad ahora mismo de forma clara? Básicamente especulación.

Sí que ha servido para financiar múltiples ICOs (Initial coin offering) tema que tratamos brevemente más abajo. Esta sería en realidad una aplicación práctica de las criptomonedas, al menos las más extendidas (Bitcoin y Ethereum), lo que contradice en cierta medida lo mencionado en el párrafo anterior. Aunque también es cierto que algunas ICOs han creado sus propios tokens. La otra aplicación de las criptomonedas es, según dicen, ayudar a canalizar millones en actividades opacas o fraudulentas.

¿Debo invertir en criptomonedas o Bitcoin?

En otro post nos referimos en cómo, dónde y cuánto invertir en Bitcoin o criptomonedas. Recordemos, se puede invertir en ellas a través de un monedero (o wallet) siendo el más popular coinbase. También desde hace poco se puede invertir en futuros lo que ha hecho precisamente hinchar aún más la burbuja del Bitcoin. Hay también algún ETN y algún fondo (muy limitado a inversores acreditados). De momento no hay ningún ETF que se haya aprobado (lo cual indica algo). Si queremos ser aún más atrevidos podemos acudir directamente a un intercambio de criptomonedas (gdax.com). Pero no nos olvidemos de preguntarnos cuando lo hagamos ¿Cúanto dinero estoy dispuesto a perder sin dejar de dormir tranquilo? o ¿Cuánto dinero puedo poner sin que afecte esto a mis objetivos financieros de largo plazo? Ya sea mi jubilación, crear un fondo de emergencia o simplemente acumular para el largo plazo o para un piso es lo que realmente impacta nuestra vida.

Si estamos pensando en invertir, tiene mucho más sentido crear una cartera bien diversificada con un objetivo a largo plazo. Incluso si somos muy atrevidos podremos dedicar una pequeña proporción a Bitcoin como una inversión alternativa, pero por muy atrevidos que seamos esta deberá ser muy pequeña si queremos que nuestra cartera mantenga una óptima diversificación.

¿Cómo invertir en Blockchain?

Es innegable que la tecnología del Blockchain es y puede suponer una nueva revolución tecnológica. Si tenemos cierto interés por este nuevo sector y tecnología, puede tener todo el sentido del mundo dedicar tiempo a investigar qué compañías pueden tener éxito en este ámbito y, así, encontrar los nuevos Google o Amazon (ganadores de la disrupción de internet) del Blockchain.

Claro que muchos podemos justificar nuestra “inversión” en Bitcoin con la misma filosofía. El problema es que en sí mismo Blockchain es una tecnología abierta a todos y para que una empresa tenga éxito esta deberá añadir una capa de valor adicional. Hay algunas empresas relacionadas con el Blockchain que ya cotizan en algún mercado. Además, hay múltiples empresas de nueva creación que se financian vía una ICO (Initial coin offering) sea en Bitcoin, Ethereum (la segunda criptomoneda más extendida) o incluso creando la suya propia. Preguntémonos qué hacen los que captan millones en una ICO: pues convertir la mayoría sino todo lo levantado a una divisa más estable que les permita financiar su actividad en el mundo real.

La tecnología del Blockchain ha venido para quedarse y, puesto que se apoya en la implantación ya consolidad de la red de redes, algunos la definen como tan “disruptora” o incluso más que internet. Tener acierto en quiénes serán los ganadores de esta nueva tecnología puede ser una actividad muy lucrativa, pero es como tal, una actividad casi empresarial que implica mucho tiempo informándose y profundizando en el sector para acertar.

Mientras tanto, podemos afirmar que invertir en criptomonedas, en este momento se asemeja más a apostar a la ruleta que a una inversión. Por lo tanto, es conveniente que, al menos de momento, limitemos nuestras apuestas tal como conviene hacer en el juego.

Tags: , ,